Trudeau rechaza contrarreforma energética de AMLO
23 noviembre, 2021
Luz a partir de una botella rellena de agua y cloro: Alfredo Moser y su creación, que llegó a 20 países
26 noviembre, 2021

Militarismo y autoritarismo

Comparte esta entrada

Por: Juan Chávez

El Ejército y la Marina tienen todo el poder económico y político. De hecho, el presidente López Obrador, con el decreto que este lunes publicó en el Diario Oficial que considera de seguridad nacional todos sus proyectos de obras, ha creado una “junta militar” que es la que gobierna a México.

Como Comandante Supremo de las Fuerzas Armadas, el mandatario, que actuó como director gerente al entregarles la ejecución y administración de sus obras bandera, ahora se convierte en el jefe supremo de esa “junta militar”. Ya no se conforma con ser simplemente el Jefe del Ejecutivo.

Su ambición de poder está desatada; su autoritarismo es el de un dictador.

Todo es inconstitucional. López Obrador ha pisado el terreno de lo que aparecerá de un momento a otro: la revuelta contra su Gobierno. Primero, con manifestaciones de protesta pacíficas que luego, no hay que descartarlo, se convertirían en violencia ciudadana.

Por lo pronto, las protestas de académicos, analistas y periodistas, están a la orden del día.

La senadora Lilly Téllez, del PAN, demanda la comparecencia del secretario de la Defensa Nacional ante el Senado y ha llamado a la población “a no pagar impuestos”.

Hay una ley que ha sido violada flagrantemente por el titular de Sedena, Luis Cresencio Sandoval y por el mandatario mismo.

Se trata de la Ley de Disciplina del Ejército y Fuerza Aérea Mexicanos que, en especial, expresamente establece en su artículo 17:

”Queda estrictamente prohibido al militar en servicio activo, inmiscuirse en asuntos políticos, directa o indirectamente, salvo aquel que disfrute de licencia que así se lo permita en términos de lo dispuesto por las leyes; así como pertenecer al estado eclesiástico o desempeñarse como ministro de cualquier culto religioso, sin que por ello pierda los derechos que le otorga la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos”.

Bajo tal mandato, el general Sandoval no debió haber convocado a la población a mantener la unidad en torno al gobierno de la 4T de López Obrador, como lo hizo en su discurso del 20 de noviembre.

Es urgente parar a López Obrador y sus corifeos que están violando la Constitución que protestaron guardar y hacer guardar, y respetar las leyes que de ella emanen.

Lilly Téllez propone no pagar impuestos como protesta tras el decreto de AMLO que blinda los proyectos de la 4T

La legisladora busca la resistencia civil a través de esta acción; esto, después la declaratoria de “seguridad nacional” a megaproyectos en el gobierno de AMLO.

Con tal decreto, además, se restringen la libertad de expresión y el derecho a la información.

México ha sido colocado en el filo de la navaja al dar al traste, a nivel presidencial, con la neutralidad de esas fuerzas armadas que su Comandante ha arrastrado a los campos más abruptos de una corrupción “institucionalizada”.

Las cámaras del Congreso de la Unión, de mayoría morenista, terminarán por destruirle el apellido de “Unión” al no frenar al Presidente en sus desmanes y arbitrariedades de dictadorzuelo.

La Suprema Corte de Justicia de la Nación, es el único poder que nos queda a todos los mexicanos para parar en seco los desenfrenos de Palacio Nacional. Si no sucede así, la violencia ciudadana podrá ser la respuesta…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *