50 aniversario de la escuela secundaria Cuauhtemoc SNTE sección 17
22 noviembre, 2021
Trudeau rechaza contrarreforma energética de AMLO
23 noviembre, 2021

Sexo, cosa del cerebro, no de pastillas

Comparte esta entrada

Por: Juan Chávez

Por fin, tras meses de propaganda televisiva, Cofepris decidió que la pastilla negra difundida bajo el título de “Black is the New Blue” como solución a problemas eréctiles, deje de difundirse y de estar a la venta en cualquier sistema.

Diría que, como siempre, la Comisión Federal para la Protección Contra Riesgos Sanitarios (Cofepris), ha actuado tardíamente, pues apenas el jueves 28 de octubre dictó la prohibición de difundir y comercializar la que ya aparecía como afamada “pastilla negra”, salvadora de las frustraciones sexuales.

Lo peor de todo es que la campaña Black-Blue se difundía a partir de las 7 de la noche, en cada corte comercial de los canales de televisión, lo que, en sí, ya era violatorio de la Ley General de Salud.

No existe medicina alguna para corregir los problemas de erección en el acto sexual. El cerebro es el que ordena y es el único órgano al que hay que acudir para mantener la función eréctil en el supremo y exquisito placer del desahogo sexual.

El padecimiento extendido es la eyaculación precoz en el sexo masculino, lo que conduce a la decepción en la mujer y es causa central de infinidad de divorcios.

Las estadísticas dan cuenta de que el orgasmo en las mujeres es la mayor frustración en sus vidas de pareja y más del 95 por ciento de ellas, salen embarazadas sin haber experimentado el goce del orgasmo. Se van, en términos populares y entendibles, en blanco, lo que les convierte en sujeto sexual del hombre.

La Cofepris emitió una alerta sanitaria por los riesgos que representan el consumo de la “pastilla negra”, por lo que prohibió su venta

El producto ADUL-T, o tabletas negras, que se publicitaba con la leyenda Black is the New Blue, no cuentó con registro sanitario emitido por la Comisión Federal para la Protección Contra Riesgos Sanitarios (Cofepris), dijo el órgano regulador el jueves 28 de octubre.

Así, la autoridad decidió emitir una alerta, y en su comunicado expone que no hay evidencia ni estudios que garanticen la seguridad, calidad o eficacia del producto.

O sea que la afamada “nueva pastilla negra que era azul”, vale para un carajo en las delicias de la cama.

“Cofepris emitió una alerta sanitaria por el riesgo para la salud que representa para cualquiera que lo consuma”, dictó el documento de la comisión.

Tras la emisión de la alerta sanitaria, el producto ADUL-T no deberá ser comercializado por ninguna vía, ni distribuido por servicios de paquetería o mensajería, ni ser publicitado, y quienes realicen dichas actividades serán acreedores a sanciones administrativas.

Las tabletas negras tampoco pueden ser publicitadas como suplemento alimenticio, debido a que no cumplen con las condiciones establecidas por la legislación sanitaria para ser consideradas como tal.

Con la expedición de la alerta sanitaria que restringe la venta de las tabletas negras ADUL-T, la Cofepris llamó a la población a no adquirir ni usar el producto, a realizar una denuncia sanitaria sobre su venta, en la página www.gob.mx/cofepris, y consultar a profesionales de la salud en caso de padecer algún padecimiento relacionado a la disfunción eréctil.

Suman buena cantidad los hombres que padecen disfunción eréctil y a la hora buena fallan el tiro porque no sacuden el ser femenino que, como la entrañable canción de Agustín Lara, se queda en el blanco diván de tul… con su exquisito abandono de mujer.

Y no hay, ni a tiros “el yo te sabré querer… yo te sabré adorar… y yo haré palpitar todo tú ser…”.

Que se sepa no hay enseñanza en el ejercicio sexual para el hombre y por lo mismo, a la hora buena, el no saber cómo dejarle la tarea al cerebro para que maneje la situación, es común.

Hubo un tiempo, me confesó un amigo, “que yo quería pensar en otra cosa que no fuera el acto carnal supremo. Pero la verdad fallaba; solo pensaba, egoístamente, en mi concupiscencia y no me preocupaba para nada el goce o decepción de mi pareja”.

De acuerdo a las estadísticas, por la disfunción eréctil, casi nunca se consigue el orgasmo dual.

Solamente 3,3% de las mujeres logra tener orgasmo vaginal La directora del Centro Miniintimidad, Odette Freundlich, afirma que el orgasmo es momentáneo y “no debe ser la única meta de un encuentro íntimo, sino el placer y la satisfacción mutua”.

El orgasmo ha sido buscado durante siglos dentro de la cavidad vaginal, y a pesar de los innumerables estudios que muestran que un porcentaje muy bajo de mujeres lo logra, seguimos en esta desenfrenada carrera de conseguirlo.

Según un estudio de la Universidad de Kansas EE.UU. y el National Health and Social Life Survey, aproximadamente el 27,7% de las mujeres logra orgasmo mediante penetración vaginal sin acompañamiento de estimulación manual de su clítoris.

Eso quiere decir que ocho de cada diez mujeres no experimentan el orgasmo como resultado de la sola estimulación vaginal.

En el caso de Chile, la Kinesióloga especialista en sexualidad y disfunciones del suelo pelviano, da a conocer también que de 1.447 pacientes que han consultado por disfunciones sexuales en Centro Miintimidad, solamente un 3,3% de ellas logran tener un orgasmo con penetración vaginal.

La edad promedio de estas mujeres chilenas es de 34 años y en cuanto a su estado civil, el 64% de ellas está casada, 22% pololea, 6% se encuentra sin pareja y 6% está separada.

Hay que saber conectarse con el placer. Mujer y hombre deben hacerlo, platicarlo, convencerse de que es necesario forjarlo como única meta del encuentro íntimo. Abrir la mente y no soltar el control. No hay más… ni inyecciones, ni pastillas, ni nada. Ni siquiera el auxilio de especialistas sexólogos.

El cerebro manda y es necesario aprender a controlarlo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *