Por ahora, Ricardo Anaya no irá a la cárcel: FGR investiga red de corrupción para aprobar Reforma Energética
18 noviembre, 2021
¡Es hoy! el eclipse lunar más largo del siglo
19 noviembre, 2021

Restaurantes europeos y norteamericanos dejan de ofrecer aguacates mexicanos ↓

Comparte esta entrada

El aguacate es el árbol más productivo de la Tierra.

Sus flores, que los agricultores llaman “la loca”, aparecen todo el año, lo mismo en la calurosa primavera que en el helado frío invernal o los aguaceros del verano. En el otoño, las hojas no caen como en otras especies; en el aguacate protegen a “la loca” para que se convierta en fruto.

De tan inaudita forma –regalo de doña Naturaleza—es que hay aguacate en Michoacán para el consumo de los guacamoleros mexicanos y los que han surgido desde 1997 en que arrancaron las exportaciones a Estados Unidos, Canadá, Japón y China.

Hay aguacate todo el año y de Michoacán, cada seis minutos parte un camión congelador de 18 toneladas de aguacate embazado en cajas de cartón, para completar una exportación de más de 120 mil toneladas anuales al vecino del norte.

En el Súpertazon es uno de los eventos donde se consume en grandísimas cantidades. En su última versión, los asistentes y fanáticos del superbowl se despacharon más de 24 mil toneladas del fruto, del que México es el primer productor en el mundanal mundo.

El aguacate michoacano en tradicional juego, es como el pavo en el tercer viernes de noviembre, en el día de Acción de Gracias que celebran cada año los gringos.

Los productores del violento Michoacán están contemplando incrementar la producción aumentando la superficie sembrada de 134 mil hectáreas a 170 mil.

Lo malo, lo podrido, es el pago del llamado derecho de piso a los cárteles del crimen.

Estuve hace tiempo en el poblado de Cotija y recorrí los dos huertos de aguacate de un ejidatario. Tenía su parcela y el terreno que adquirió hace más de 20 años, tapizados del verde de sus aguacateras, llenas de la flor loca.

Gana bien… pero en aquello días de mi visita, me transmitió su preocupación:

“Ya me llamaron por teléfono y me amenazaron con incendiar mis siembras si no acudo a Zamora, a una cita que me marcaron para mañana lunes”, me dijo.

“¿Y piensas ir?”, le inquirí.

“Sí, si no voy, me queman mis árboles, y me quedo en la calle”.

Me hizo notar que le fijaron una cuota de 50 mil pesos y que iba a negociarla para que se la dejaran a la mitad.

Así andamos. Es una desgracia. Los criminales le hacen al huachicoleo robando el combustible de los ductos de Pemex, pero también huachicolean a productores agrícolas montados en las crestas de la prosperidad, como son los cultivadores michoacanos de aguacate.

Aunque para AMLO “primero es México que el extranjero”, no debe soñar con solo proteger a los productores de caña de azúcar ante el embate de edulcorantes traídos de Estados Unidos. Tiene que atorarle a resguardar a los que explotan sus tierras con siembras de aguacate.

Es necesario ponerle punto final a ese maldito “derecho de piso” que se arrogan los criminales.

Es urgente además, si queremos que el aguacate siga figurando en el partido estelar del futbol americano que atrae a millones de espectadores y es una gran puerta de propaganda al fruto mexicano.

FAMOSOS CHEFS EUROPEOS DEJAN DE SERVIR AGUACATE

Un buen número de reconocidos chefs han declarado una campaña en contra de la moda del aguacate en los restaurantes, llaman a estos frutos “diamantes de sangre de México” debido a los desastrosos impactos sociales, ecológicos y ambientales que su cultivo genera en México, Centro y Suramérica, incluso en algunas regiones europeas.

Sustituyen el “guacamole” por salsas alternativas elaboradas con granos y semillas, debido a la preocupación por la gran huella de carbono del aguacate y sus métodos de recolección insostenibles que ocasionan pérdida de biodiversidad, escasez de agua y deforestación.

Los aguacates, producidos en América Central y del Sur, recorren inmensas distancias para llegar a los consumidores de Estados Unidos y Europa.

Además, dadas las distancias, los aguacates se recogen antes de que estén maduros y se envían en contenedores de temperatura controlada, que consumen mucha energía.

Mencionan también uso excesivo de agroquímicos, gran consumo de agua y deterioro de los suelos por el cultivo intensivo.

Tim Lang, profesor de política alimentaria de la Universidad de Londres, dice que esto es lo que ocurre cuando “un alimento exótico se normaliza sin pensar en las consecuencias”.

“Partes de la industria alimentaria están empezando a despertar a la enormidad de los problemas que enfrentamos como resultado de la agricultura intensiva”, agregó Lang a The Guardian.

Los influencers en las redes sociales también están compartiendo alternativas al aguacate con su público, y la receta de “guacamole” de la estrella de TikTok Calum Harris utilizando guisantes congelados se hizo viral el mes pasado. En Instagram, el hashtag “#noavocado”, que muchas cuentas utilizan para compartir recetas sostenibles sin aguacate, tuvo 3.227 publicaciones.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *