Ebrard se lavó las manos frente a desplome de L12 del metro
23 octubre, 2021
Cámara aprueba RFC para mayores de 18 años, oposición declara terrorismo fiscal
27 octubre, 2021

Turismo espacial es posible para millonarios

Comparte esta entrada

Por: Juan Chávez

El hombre más rico del mundo es Jeff Bezos que posee una fortuna de $191,900 millones de dólares, según datos de Forbes al 6 septiembre de 2021.

Con él, figuran como los más millonarios otros 7 personajes: Elon Musk, US$151,000 millones; Bernard Arnault y familia, US$150.000 millones; Bill Gates, US$124,000 millones; Mark Zuckerberg; Warren Buffett; Larry Ellison y Larry Page.

El mexicano Carlos Slim que, con Carso, una de sus empresas se vio envuelto en el trágico desplome de la L-12 del Metro el pasado 3 de mayo que costó la vida de 26 personas, forma parte también de los 50 millonarios del planeta y alguna vez se mantuvo por algunos meses en el primer lugar de la lista.

Jeff Bezos pagó 28 millones de dólares para ir al espacio y otro millonario, turista del espacio que no figura entre los 8 primeros millonarios, fue Richard Branson.

La riqueza de los ricos equivale al dinero que juntan 3 mil 600 millones de personas que forman la mitad de la población del orbe, de acuerdo con lo revelado en el Foro Económico Mundial de la ciudad suiza de Davos que reúne anualmente a la élite política y empresarial del mundo.

En un informe titulado “Una economía para el 99 por ciento”, la firma Oxfam asegura que la brecha entre ricos y pobres es mucho mayor de lo que se temía”.

La directora ejecutiva de la organización, Winnie Byanyima, señaló que “cuando una de cada diez personas en el mundo sobrevive con menos de 2 dólares al día, la inmensa riqueza que acumulan tan solo unos pocos, resulta obscena”.

¡La desigualdad es ofensiva!

Y resulta insultante al advertir que muchos salarios se estancan mientras las remuneraciones de los presidentes y altos directivos de grandes empresas se disparan, se recorta la inversión en servicios básicos como la sanidad o la educación mientras grandes corporaciones y grandes fortunas logran reducir al mínimo su contribución fiscal.

El pobre, el que percibe salarios de hambre, es perseguido por el Sistema de Administración Tributaria (SAT), mientras los multimillonarios andan siempre buscando formas de evadir sus contribuciones al Erario. Generan fideicomisos o fundaciones dizque de carácter filantrópico. Es una de las prerrogativas que les regala su riqueza.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *