Delegaciones del SUTEYM reciben equipo de trabajo
3 junio, 2021
ONU propone nuevo plan para frenar la ”guerra suicida” contra la naturaleza
5 junio, 2021

Finalizan campañas 2021: sangre, lodo y la L12

Comparte esta entrada

Por: Juan Chávez

Amanecimos con la terminación de las campañas electorales en el proceso más violento que registra la historia, con casi 100 políticos, entre ellos candidatas y candidatos, amenazados, secuestrados y 88 muertos.

El domingo será la jornada electoral que, con resultados importantes contra Morena, encenderá la mecha contra las acciones virulentas que se cocinan en Palacio Nacional bajo el diestro manejo de las protestas incendiarias de López Obrador.

¿Arderá México?, pregunta el prestigiado politólogo Francisco Martín Moreno que en su columna de Reforma repasa lo que AMLO es desde 1988 en que se apoderó de 500 pozos petroleros al perder como aspirante al gobierno de Tabasco y luego organizó una marcha hacia la ciudad de México.

Cita también el plantón del tabasqueño en Paseo de la Reforma por más de 70 días de 2006, en protesta manifestación por la primera vez que perdió con la candidatura presidencial por el PRD.

Ahora, tiene la vista fija en Nuevo León, el baluarte del norte de México donde salvo Baja California y Sonora, Morena podría sufrir serios descalabros en Chihuahua, Coahuila y también Tamaulipas, donde con la persecución al gobernador Cabeza de Vaca lo convirtió en mártir y habrá “voto de conmiseración” en buen número.

El proceso electoral está lleno de sangre y lodo y tiene el espejo fiel en la tragedia del desplome de la Línea Dorada del Metro, con 26 muertos y más de 70 heridos. Peritos extranjeros y nacionales darán su dictamen en días posteriores al 6 de junio. Será un dictamen omiso porque dejará fuera las responsabilidades de los morenistas Ebrard, Delgado y Sheinbaum que como constructores los primeros y el abandono del mantenimiento de la segunda, ya han sido juzgados por la sociedad, sobre toda la de Tláhuac que dejo huérfanas a muchas familias.

Pero también se pondrá a salvo a López Obrador, responsable por su “austeridad republicana” que recortó el presupuesto para el Transporte Público Colectivo.

Los comicios del domingo no sólo serán los más profusos de la historia al estar en juego 20,792 cargos públicos. También serán los más sangrientos. Desde que se inició el proceso electoral —7 de septiembre del 2020— hasta el pasado fin de semana se habían contabilizado 88 asesinatos de políticos; entre ellos 2 candidatas y 33 candidatos, en las regiones donde, al parecer, el crimen organizado tiene más fuerza que el mismísimo gobierno.

La última ejecución se efectuó el pasado martes, en Moroleón, Guanajuato, en la persona de Alma Rosa Barragán, aspirante a la alcaldía de aquél municipio por el partido Movimiento Ciudadano. Según se supo, la candidata asesinada era madre de Fernando Tonatiuh Sánchez Barragán, jefe de plaza del Cartel Jalisco Nueva Generación (CJNG), en el sur del territorio guanajuatense. La candidata fue asesinada por el Cartel de Santa Rosa de Lima, acérrimo rival del CJNG, en la disputa por el control del narcomenudeo y el robo de huachicol.

No obstante, el peligro que se vive en la zona, Alma Denisse Sánchez Barragán, hija de la candidata asesinada y hermana del capo mencionado, aceptó participar en el proceso electoral sustituyendo a su señora madre.

Este caso reafirma el nexo de políticos con el narcotráfico y el crimen organizado. Está claro, ¿no?

La portada de The Economist que luce a AMLO como “El Falso Mesías de México”, es otro boleto.

En el texto se invita a los votantes “a frenar a un presidente hambriento de poder en México”. Un mandatario que “aplica políticas ruinosas con medios impropios”.

Como cura en salud, el autoritario de Palacio salió el martes con “haber visto” playeras que lucen la frase “El Falso Mesías de México”. Esto, constituyó un auto promocional que lo ubica ahora como masoquista autoritario.

Finalmente, me quedo con la definición que Martín Moreno hace de un candidato como “un tipo que obtiene dinero de los ricos y votos de los pobres, con la promesa de proteger a unos de los otros”.

Agregaría solo que también lo es del presidente y dueño de Morena que quiere todo para él y ejercer un supremo poder que termine por desbaratar la institucionalidad de México.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *