Día mundial de las abejas: recordatorio de su importancia para la humanidad
6 mayo, 2021
Juan Rodolfo Sánchez buscará eliminar más trabas administrativas para el comercio de Toluca
7 mayo, 2021

Desplome desploma 2 presidenciables

Comparte esta entrada

Juan Chávez

En las elecciones del 6 de junio se reflejarán las consecuencias políticas de la sangre derramada en la Estación Olivos, con 25 muertos y 90 heridos, de acuerdo con cifras actualizadas.

Morena ya no las tiene todas consigo. Es incuestionable que la ciudadanía, solidaria como es, también sabe responder y calificar a quienes por irresponsabilidad, negligencia y hasta corrupción, provocan los fatales accidentes del Metro.

En las urnas habrá votos negros para Morena. Una abstención mayor al 60%, se avizora también.

En julio de 2017 dos personas, padre e hijo, habían perdido la vida en un inmenso socavón que acababa de abrirse en el kilómetro 93 de la México-Cuernavaca. Los vecinos habían alertado que la obra podía colapsar. López Obrador, líder de Morena entonces, subió un video a sus redes sociales:

“En cualquier lugar del mundo —dijo— sucede una desgracia así y hay responsables, no se castiga, como lo hacen aquí, a los chivos expiatorios; se exhibe a uno o dos funcionarios y se acabó. En este caso, cuando menos debería renunciar el secretario (de Comunicaciones y Transportes, Gerardo Ruiz Esparza)”.

Al menos 25 personas murieron el lunes al colapsar el Metro elevado en la Estación Olivos de la Línea 12, y al menos otras 90 resultaron heridas.

No solo no hubo ninguna de esas renuncias que según el López Obrador de otro tiempo “cuando menos” debería haber en una circunstancia así. En medio de la peor tragedia en la historia del Sistema de Transporte Colectivo, el presidente de México tomó la decisión política de poner distancia ante el desastre.

La sacudida, sin embargo, es brutal. El colapso de la Línea 12, a solo un mes de una elección crucial para el proyecto lopezobradorista —y para el país, en general—, pega en el corazón de la supuesta “Cuarta Transformación”, desgastada por su ausencia de resultados y una larga sucesión de fracasos:

El desabasto de medicamentos, el medio millón de muertos por la pandemia, la violencia y los homicidios sin freno, el alza en los feminicidios, el aumento brutal de la pobreza y el desempleo, la caída económica acentuada por el cierre de empresas, la huida de inversiones, la cancelación del aeropuerto de Texcoco y la construcción de obras faraónicas destinadas al naufragio.

La sangre de la Estación Olivos salpica a las dos más fuertes figuras presidenciables: a la jefa de gobierno Claudia Sheinbaum, quien arrastra todavía el fantasma de los niños muertos en el Colegio Rébsamen durante el sismo de 2017( ella era delegada en Tlalpan), y quien ahora tendrá que responder sobre el recorte al presupuesto de mantenimiento del Metro y el subejercicio de más de 500 millones de pesos en el Metro, entre otras cosas.

Y al canciller Marcelo Ebrard, exjefe de gobierno sobre el que pesa la sombra de la construcción de una Línea que tuvo un sobrecosto de 70% (costó más de 25 mil millones) y tuvo que ser cerrada a los pocos meses, con altos costos económicos y sociales para la población.

La sangre de la Estación Olivos salpica también al presidente de Morena, Mario Delgado, director de Finanzas en los días en que la polémica Línea 12 fue inaugurada, así como a la actual directora del Metro, Florencia Serranía, quien hace poco, tras una cadena de omisiones y negligencias, debió enfrentar el incendio del Puesto Central de Control, que paralizó seis líneas y afectó a millones de ciudadanos.

La sangre la Línea 12 le llega también al exjefe de gobierno Miguel Ángel Mancera, quien la cerró en dos ocasiones sin lograr resolver sus desperfectos, y en cuyo gobierno la Auditoria Superior de la Federación señaló la existencia de 12 irregularidades durante el proceso de construcción (los vecinos de Tláhuac habían avisado, también, que ese tramo del Metro elevado estaba en riesgo de colapsar).

En el mismo caso se encuentra el exdirector del Metro Jorge Gaviño, entre otros funcionarios de las tres últimas administraciones.

Inevitablemente, la tragedia del Metro golpea también al presidente. A un mes de la elección, las víctimas inocentes de la Línea 12 son precisamente eso: víctimas de la negligencia, la omisión y el régimen de corrupción que no ha logrado castigar ni desterrar de su gobierno. Víctimas del austericidio.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *