Segunda dosis de vacuna contra COVID-19 llegará a Toluca el 12 de abril
9 abril, 2021
La violencia política, el otro signo de la democracia mexicana
9 abril, 2021

Elecciones en marcha y feminicidios en aumento

Comparte esta entrada

Los “otros datos” de ya sabe quién, mienten: la violencia contra las mujeres está presente aquí y ahora. Se ha incrementado y los noticieros informan de feminicidios diarios y secuestro de mujeres, sobre todo jóvenes.

Secuestrar a una mujer en México constituye la sentencia de su muerte.

Así se las gastan los asesinos que no están vinculados al crimen organizado pero que destacan, en forma abierta y sin lugar a dudas, la nulidad de la vigilancia de la Guardia Nacional y de todas las demás policías del país.

Los elementos y recursos destinados a la tranquilidad y la paz de la sociedad, no funcionan. Decenas de familias, todos los días, padecen el dolor de perder a un ser querido, sobre todo del sexo femenino.

Hasta hace algunos meses, eran 10 los feminicidios registrados al día en promedio. La cifra, rasca ya los 12.

Está resultando inútil, también, el despliegue de más efectivos militares en la estrategia de seguridad pública.

Amnistía Internacional (AI) reporta un aumento en las denuncias de violencia contra las mujeres y señala además que las fuerzas de seguridad siguieron llevando a cabo detenciones arbitrarias y haciendo uso excesivo de la fuerza, lo que en ocasiones provocó homicidios ilegítimos.

El año pasado se denunciaron 3,752 asesinatos de mujeres, de los que 969 fueron investigados como feminicidios.

De acuerdo con el informe de AI, el Estado de México registró la mayor cifra absoluta de feminicidios, seguido de Veracruz, Colima y Morelos.

Las llamadas al número de teléfono de emergencias 911 para denunciar actos de violencia contra las mujeres aumentaron durante el año, con 260,067 llamadas recibidas hasta diciembre, frente a un total de 197,693 en todo el 2019.

López Obrador incrementó la inseguridad de las mujeres con sus equivocadas y mediáticas medidas de austeridad, entre otras el recorte del gasto de la Comisión Nacional para Prevenir y Erradicar la Violencia contra las Mujeres.

Sobre el particular,  el Instituto Nacional de las Mujeres hace notar que la reducción en julio del 75% de su presupuesto operativo (151 millones de pesos) pinta al tabasqueño como minimizador del problema de la violencia contra las mujeres, cuestionando la validez de las llamadas telefónicas realizadas a los servicios de emergencia para denunciar la violencia de género en el ámbito familiar y criticando las protestas de las mujeres contra los feminicidios.

A AMLO, definitivamente, los problemas de la inseguridad y la violencia, le importan un cacahuate. No hay forma, ni protesta, que le haga cambiar los egocentristas criterios de que su gobierno, con la bandera de la corrupción, está solucionando la desigualdad de género, no obstante que en el país, la sangre de las féminas le importan poco, como las protestas y manifestaciones diarias de las mujeres en las ciudades del  país.  

En el colmo, reportes internacionales señalan a México como el “el país más mortífero del mundo para periodistas en 2020” y con la mortalidad mayor por Covid-19.

En tales circunstancias, piense si el partido del presidente, Morena, merece su voto el 6 de junio. 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *