Lizbeth Engrande simpatizante número uno en Jilotepec
7 enero, 2021
UAEM realizará pruebas PCR a fines de enero: Alfredo Barrera
13 enero, 2021

Abrimos o morimos: restauranteros

Comparte esta entrada

Comenzó el desafío y la desobediencia. Los restauranteros de CDMX anuncian reapertura a pesar de semáforo rojo.

Algunos comercios anunciaron que volverán a dar servicio en el establecimiento o de lo contrario tendrán que cerrar sus operaciones en poco tiempo.

Lo lamentable es que en la carrera, el Covid-19 sigue en punta y que 50 hospitales covid de la CDMX y el área metropolitana están al 100% de su capacidad, llenos, hasta el tope.

No importa tampoco que la nueva cepa con arrogante variante, esté ya en México, descubierta precisamente en Tamaulipas en un hombre oriundo del Reino Unido que recién regreso al país cargando ya con el nuevo coronavirus que contagia a mayor velocidad.

La nueva contaminación es responsabilidad directa de López Obrador que negó el cierre de los vuelos Londres-México y pasó lo que tenía que pasar: el paciente contaminado se halla intubado en un hospital de Tamaulipas.

Pese al semáforo rojo en la Ciudad de México que se extendió hasta el 17 de enero, restaurantes reabrirán para ofrecer servicio en el lugar y no sólo para llevar, o de lo contrario, declaran, se vivirá una crisis mayor en el sector.

A pesar de que en días anteriores el sector restaurantero emitió una carta al gobierno para ser considerados de primera necesidad y tener el permiso para operar nuevamente porque “o abrimos o morimos”, su propuesta fue rechazada por considerar que en estos establecimientos es donde más se generan contagios por no usar cubrebocas y no respetar la sana distancia.

“Esto está demostrado y por eso hablamos de las fiestas y de las reuniones familiares y particularmente de algunos establecimientos como los restaurantes, no es algo que sólo haga la Ciudad de México sino que se hace en otros lugares del mundo y también quisiéramos no hacerlo”, manifestó Claudia Sheinbaum, jefa de gobierno de la Ciudad de México.

En las primeras horas del lunes, las cadenas restauranteras anunciaron en sus redes sociales que sus puertas están abiertas para quienes deseen desayunar, comer o cenar en sus establecimientos.

El desafío, es otra secuela de la pandemia.

A través de una imagen en la que se reúne el mensaje del sector, se menciona que para brindar servicios al igual que el comercio informal como mercados, tianguis y puestos ambulantes, así como el transporte público (que ha estado sobresaturado), ellos mantendrán sus operaciones con estrictos protocolos de seguridad e higiene.

“Nuestra industria restaurantera es fuente de empleos, no de contagios”, manifiestan.

Además de anunciar en redes sociales su decisión de continuar, para este lunes se convocó a una marcha en la Ciudad de México, el “cacerolazo”, en donde trabajadores de restaurantes exigirán, nuevamente, ser considerados como actividad esencial.

En el estado de México también se convocó a una manifestación en la Plaza de los Mártires, en Toluca.

El Consejo Nacional Empresarial Turístico llamó a las autoridades de la Ciudad de México y estado de México a reconsiderar incluir a la industria como esencial.

La respuesta de las autoridades es imponer multas a quienes violen el semáforo rojo. Y es que los contagios siguen a la orden del día: un millón 534 mil 39 de casos confirmados este lunes, con 133 mil 706 defunciones.

La realidad, sin embargo, es cruda: en el caso del recién inaugurado Hospital de Tláhuac del ISSSTE, así como del Centro Banamex que amplió de 246 a 607 el número de camas, ya reportan saturación del 100% en camas para pacientes graves y críticos.

La jefa de Gobierno de la Ciudad de México, Claudia Sheinbaum, dijo la mañana del lunes que la capital del país registra el nivel más alto de hospitalizaciones desde que la enfermedad de Covid-19 llegó al país en febrero de 2020.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *