Inicia construcción de diez nuevos pozos de agua en San Felipe del Progreso: Alejandro Tenorio Esquivel
17 octubre, 2020
Captura de Cienfuegos pone a tres expresidentes en la mira de ser enjuiciados por delitos de narcotráfico
20 octubre, 2020

La caída de Cienfuegos descompone al país

Comparte esta entrada

Con el ex secretario de la Defensa Nacional, general Salvador Cienfuegos tras de las rejas en Los Ángeles, el “país de antes” se derrumba y a no querer, se erige en inconmensurable monumento el “nuevo” que quiere construir López Obrador.

Lo único que podía argumentarse como negativo, es que el presidente, de nuevo por precipitado, haya lamentado la aprehensión y no se haya referido, en lo más mínimo a que los aparatos de investigación si funcionan en el vecino del norte y aquí ¡no!

Es de lamentarse, igualmente, que se esté gastando tanto dinero en mantener a la Guardia Nacional y al Ejército y la Marina en las calles dizque combatiendo a los cárteles de la droga, y resulte que la DEA estadounidense si es auténtico “cuerpo de inteligencia” y ya tenga en la cárcel a dos cabezas del narco escondidas bajo el título de los ministerios que ocuparon en el gobierno de Peña Nieto: García Luna, de Seguridad Nacional y Cienfuegos, de la Defensa Nacional.

Aquí, la “inteligencia mexicana” y los famosos operativos de la soldadiza solo sirven para alimentar las notas rojas de los medios, principalmente de las televisoras.

Dada su narrativa de escándalo, el Presidente acusó lo podrido de los gobiernos neoliberales y del de Peña apuntó que se podría hablar de “narco gobierno”… aunque admitió que Cienfuegos “no es investigado en México”.

El general Cienfuegos es acusado por los fiscales de Nueva York de cuatro delitos, tres asumidos en el narco tráfico desde su producción hasta su distribución, y el cuarto a lavado de dinero.

Pide los fiscales neoyorquinos al juez de Los Ángeles no conceder la libertad condicional o bajo fianza al ex alto funcionario mexicano “por temor a la fuga”.

La primera audiencia a “El Padrino”, así identificado el general por las investigaciones de la DEA y del departamento de Justicia, duró 5 minutos y el juez sólo preguntó al ex titular de la SEDENA si ya había leído la acusación.

Él simplemente respondió que “sí”, y la audiencia concluyó. La segunda se efectuará el martes y el mostrador mediático de AMLO se ampliará aún más para seguir despachando su mercancía principal y en la que finca su poder: la lucha contra la corrupción.

Lo ideal hubiera sido que tal lucha no hubiera sido jamás con la “ayudadita” de los cuerpos de investigación de Gringolandia, como la DEA.

En su acusación, los fiscales de distrito de Nueva York aseguran que Cienfuegos “conspiró para producir y distribuir” en Estados Unidos heroína, metanfetaminas, cocaína y marihuana entre diciembre de 2015 y febrero de 2017.

Y porque los fiscales presumen contar con “miles de pruebas” de mensajes Blackberry, le espera una pena de 10 años a cadena perpetua a nuestro general retirado.

“El acusado abusó de su cargo público para ayudar al cartel H-2, una organización de tráfico de drogas mexicana extremadamente violenta, a traficar miles de kilos de cocaína, heroína, metanfetaminas y marihuana a Estados Unidos, incluida la ciudad de Nueva York”, señala el memorando de detención.

“A cambio de sobornos, permitió que el cartel H-2 ─un cartel que regularmente comete actos de violencia, incluidos torturas y asesinatos─ operase con impunidad en México”, precisa.

Mike Vigil, exjefe de operaciones internacionales de la DEA y quien estuvo más de una década en México, no descarta que la captura de Cienfuegos pueda conducir a acusaciones contra otros altos funcionarios e incluso el expresidente Peña Nieto.

Por: Juan Chávez

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *