Sin complicaciones, primer día de examen desde casa para ingresar a la UAEM: Alfredo Barrera
24 julio, 2020
SNTE Sección 17 homenajeó a docentes por 40 años de vocación y servicio
25 julio, 2020

Pensiones: fantasma sigue vivo

Comparte esta entrada

Reconozco que el mundo de las pensiones explotó desde el momento mismo en que nació, no solo en México, si no en el mundo entero.

Es algo como el Covid-19 que se está chupando a la humanidad y sigue mutándose a pesar de que ya se calculan unos mil fenómenos de tal naturaleza en el letal virus.

Igual es con las pensiones. Leyes van, leyes vienen. No tienen remedio y no habrá vejez digna para la mayoría de los trabajadores que ganan un salario mínimo y hasta tres de tan misérrimo ingreso.

El sistema pensionario, ese que nació en 1997 para privatizar e individualizar el ahorro sustraído del ínfimo salario del trabajador, con la reforma anunciada por López Obrador en Palacio Nacional, no va a ir más allá de mantener vivo al fantasma que siempre estará tragándose grandes trozos del pastel de las finanzas públicas.

No importa que se hayan reducido las semanas de cotización de 1250 (24 años) a 750 (14 años).

Tampoco tiene relevancia que se haya convenido con empresarios y sindicatos de trabajadores que la cuota para el laborante y el gobierno se mantendrá en los ínfimos porcentajes del 6.5% a que actualmente fija la cotización y sea elevada, a costa del sector privado, a casi 15%.

En el 2021, con la reducción al tiempo de cotización, sumarán 82 mil los trabajadores que habrán de jubilarse con el sistema de las afores y la mayor parte de ellos tendrá que conformarse con la pensión garantizada que también llegará incrementada de 3,289 pesos a 4,345… pero hasta después de 2023.

El sector privado incrementará su contribución a la cotización obrera para pasar de 5.15% a 13.87% en un plazo de ocho años. Cada punto equivaldrá a 11 mil millones de pesos, de tal suerte que al octavo se habrá llegado a ese 13.8% que se estima como la “salvación del Sistema de Ahorro para el Retiro”.

El secretario de Hacienda hizo notar que por la pandemia y las dificultades económicas que ha producido, habrá un período de gracia de dos años. Todo empezará, entonces, a parir de 2023.

La mayor aportación patronal a las pensiones afectará a las empresas Varios expertos advierten que el aumento en las cuotas patronales con la reforma a las pensiones aumentará la presión sobre las empresas, ya que la economía tardará por lo menos 10 años en recuperarse de la crisis sanitaria.

La reforma planteada no soluciona estructuralmente el problema del retiro para millones de mexicanos. El 60% de la Población Económicamente Activa (PEA) está en el sector informal de la economía, no tiene acceso a una pensión y esta reforma los deja en el mismo lugar: en el olvido.

Incrementar la aportación patronal de 5.15% a 13.87%, como plantea la propuesta de reforma al Sistema de Ahorro para el Retiro (SAR) representa un incentivo para la informalidad y un freno para la inversión en el país, coincidieron economistas expertos en pensiones.

Hay diferencia entre la perspectiva que tienen los miembros del Consejo Coordinador Empresarial (CCE) organismo que conglomera a las grandes empresas del país y la de los pequeños y medianos empresarios que generan la mayoría del empleo en el país, y que actualmente libran batallas para mantener sus negocios y trabajadores.

También la disminución en las semanas de cotización para pensionarse puede ser un aliciente para la informalidad que es el 60% de la población económicamente activa.

Pero además la reforma pensionaria fue considerada como un “impuesto escondido” aparte de ser calificada de insuficiente y corta.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *