Se fortalece programa ‘sendero seguro’ para trabajadores de la industria mexiquense
7 julio, 2020
San Felipe del Progreso beneficia a sus habitantes con acondicionamiento de caminos
8 julio, 2020

¿De qué sirve ir a EU?

Comparte esta entrada

¿De nueva cuenta se exhibe la película México arrastrándose ante Estados Unidos?

Hace dos meses Donald Trump arrancó su campaña para reelegirse en las elecciones del 3 de noviembre y aunque se insista en que el tema toral es el nuevo tratado de libre comercio México-Estados Unidos-Canadá, el pretexto es fútil .

México, de nueva cuenta, le apuesta al magnate neoyorquino y al Partido Republicano para que se mantengan en la Casa Blanca.

Cómo que López Obrador, muy dicharero e irresponsable, ha de pensar “más vale malo por conocido que bueno por conocer”.

Y si allá, en los rincones de la Casa Blanca se esconde el apoyo político que el magnate busca para que, como Peña Nieto lo hizo el 31 de agosto de 2016 al recibirlo en Los Pinos para impulsarlo al triunfo frente a Hillary Clinton, ahora López Obrador va Washington con el mismo boleto en la mano.

Aquella ocasión el maquiavélico fue Luis Videgaray que cosechó bienaventuranzas, incluso en el vecino país; ahora el que maquinó, planeó y organizó el encuentro López-Trump, ha sido Marcelo Ebrard, el canciller en cuyo cerebro bulle escandalosamente la decisión de convertirse en el sucesor del tabasqueño.

El meollo de este nuevo dispararte del gobierno mexicano, es que si Trump, sin tapujos, como lo hizo en Los Pinos, se avienta un discurso electoral propio de su campaña, el toro le habrá salido muy bravo a Marcelo que podría perder los sueños que acaricia.

Es sin embargo, el país, el que perderá hasta el piso sí el candidato demócrata Joe Biden es el triunfador en los comicios gringos.

Cómo que la factura, de cualquier modo, le resultará bien cara al país.

De todas formas no se avizora nada bueno para los mexicanos que seguirán padeciendo la carga del muro de Trump y su propósito de liquidar el DACA y regresar a los dreamers, que es su propósito más delirante en sus empeños contra migratorios.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *