SOS AMLO: ¡Sigue la corrupción!
3 junio, 2020
La ciencia quedó atrás
3 junio, 2020

Nanotecnología y coronavirus

CREATOR: gd-jpeg v1.0 (using IJG JPEG v62), quality = 90

Comparte esta entrada

Juan Chávez

Ya se canta el laurel, ya se da por vencido al letal Sars-Cov-2. En España se espera que en 2 o 3 semanas haya  solo “contagios marginales” y en Rusia, Vladimir Putin anuncia para el 20 de junio el “Desfile de la Victoria”.

La realidad es otra. La pandemia sigue acumulando cifras de contagios y muertes, aunque la severidad empieza a declinar y se presume, como lo ha hecho Hugo López Gatell, que la curva empieza a ser “aplanada” y López Obrador anuncia beca para 30 mil médicos que vayan a especializarse al extranjero, para que ninguna otra pandemia vuelva agarrar “en curva” a México.

La realidad es que aún no existe vacuna y que tampoco han sido descubiertos los medicamentos para atacar de frente al Covid-19 y evitar que se cobre con la vida de aquellos a los que infecta.

Se desconoce en detalle la estructura de este coronavirus.

Los expertos aseguran  que pese a las semanas de confinamiento (México empezará a abrirse el 1 de junio), los científicos trabajan en técnicas rápidas para el diagnóstico precoz y en esta dirección están utilizando  técnicas microelectrónicas y nao(bio)tecnológicas para desarrollar avanzados dispositivos biosensores.

La nanotecnología se convertirá, entonces, en la batalla contra el coronavirus.

Su aplicación podría permitir desde la aplicación de tratamientos hasta el desarrollo de vacunas.

Para la ciencia el virus ha sido un reto inmenso  y existen propuestas para diagnóstico, tratamiento y vacuna contra el Sars-Cov-2 con el uso de nanomateriales.

De hecho, la palabra Nano está relacionada íntimamente con el Sars-Cov-2  ya que hoy se sabe que además de su forma esférica el diámetro de este virus está entre los 50 y 200 nanómetros. Por eso los científicos buscan soluciones con enfoque nano para un virus del tamaño nano.

En la Universidad Central de Florida varios investigadores  se afanan en el  desarrollo de una película de nano partículas que vaya mucho más allá del filtrado y puedan atrapar el virus y matarlo en cuestión de segundos.

Se trabaja para proteger a enfermeras y doctores que están enfrentando a la letal pandemia, exponiendo sus propias vidas. Científicos de esa institución de Florida están por crear nanoestructuras que pueden capturar al virus y luego desencadenar una reacción química con luz ultravioleta para destruirlo. Los científicos señalan que si tienen éxito en sus pruebas, el recubrimiento de nanos podría agregarse a máscaras, guantes y batas.

Definitivamente, el maldito coronavirus despertó a la ciencia que se encontraba en apacible sueño y la nanociencia ha vuelto a cobrar vida-

Recuerdo que mi amigo el conductor del programa radiofónico Ciencia y Tecnología,  en los 90 del siglo 20, me hizo notar que al principio la aplicación de los nanos en la sangre de los enfermos resultará muy cara… pero, ¿ acaso no se está gastando un dineral  en combatir al Covid-19? Tan solo  la prueba que ha de decidir si un individuo es positivo o negativo, cuesta más de tres mil pesos. ¿Entonces? No hay de otra: se impone la celeridad en los estudios científicos para que los nanos paren en seco al coronavirus y otros parientes suyos que están listos para atacar a la humanidad.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *