Crisis social en puerta

revista4Q / 13 de 05 2020 / Por Juan Chávez

Todavía tenemos encima al enemigo invisible de la COVID-19, y ya asoman los peores augures para la economía de México, aún sin plan oficial para su recuperación que ya acusaba signos de decaimiento mucho antes de la pandemia.


El sector privado ya exhibió sus 68 recomendaciones al gobierno de López Obrador para emprender el rescate de la economía que más ha hundido los miles de contagios registrados en el país y que ha obligado al Presidente a adquirir con urgencia equipo médico de China y de Estados Unidos a millonarios costos.


Los propósitos del sector empresarial se sustentan en una cuestión que la obcecación del señor Lopez rechaza de origen: el endeudamiento público del país hasta por un 5% del PIB, para evitar que México caiga en una "crisis social".


El empresariado, luego de su alejamiento del tabasqueño resguardado en el contaminador Palacio Nacional (hay cinco funcionarios de primer nivel contaminados), llevó a cabo, la semana pasada, la Conferencia Nacional de la Recuperación Económica a la que asistieron representantes de todos los sectores e inclusive de los tradicionales opositores de la iniciativa privada, según argumentó el dirigente del Consejo Coordinador Empresarial (CCE), Carlos Salazar.


El sector empresarial planteó la urgencia de que las recomendaciones, que se resumen en 10 puntos esenciales, sean adoptadas por el jefe del Ejecutivo para traducirse en políticas públicas, "porque México está recibiendo un impacto negativo de graves consecuencias, que llevaría a un daño incalculable en las finanzas públicas".


Destacó Salazar Lomelín, que el acuerdo coincidente dentro de las once mesas de trabajo que congregaron a especialistas económicos, políticos, autoridades, académicos e iniciativa privada, incluso de aquellos con visiones ideológicas distintas al empresariado, están de acuerdo en que el país debe tomar una mayor deuda pública para la recuperación económica y pronto crecimiento de la actividad productiva.


Al gobierno le toca ser sensible y aceptar la "tercera llamada" que le hace el CCE.


Se requiere trabajar en unidad, reclamó Bosco de la Vega, presidente del Consejo Nacional Agropecuario, para salir juntos de las crisis económica y sanitaria.


La seguridad se va a desbordar y también habrá serias consecuencias políticas, advirtió.


O sea: Vamos tras la recuperación o nos acercamos más a la "tormenta perfecta", como lo ha escrito Jorge Sánchez Tello.