Con amparo protección a médicos

revista4Q / 24 de 04 2020 / Por Juan Chávez

Personal médico de Oaxaca tuvo que acudir al amparo de la justicia federal para obtener la "protección inmediata" contra el COVID-19.

Es la realidad cruda, no el virtualismo con que desde Palacio Nacional se está manejando la lucha contra el letal virus que ya registra más de 100 mil casos en el país: 11,633 infectados y 1,069 muertes, a las 15 horas que escribí la presente entrega.

El personal de salud del sector oficial, sigue sin contar, en algunas poblaciones, sin los elementos que le protejan del contagio, no obstante que el gobierno federal presuma su quinto avión lleno de insumos chinos, que arribó al Aeropuerto Internacional de México el jueves por la noche

¿Qué sucede? La tramitología en todo su esplendor... sin considerar las prisas que hay porque el personal de salud cuente con los insumos necesarios para evitar ser contagiado por el coronavirus.

Médicos del ISSSTE en la ciudad de Oaxaca presentaron un juicio de amparo indirecto ante el juez Noveno del Distrito que les concendió una "suspensión" para obtener, de las autoridades judiciales, el mandato para que el Ejecutivo que encabeza López Obrador les otorgue lo que solicitaron para su "protección de manera inmediata".

Personal del hospital Presidente Juárez del Instituto de Seguridad Social para los Trabajadores del Estado (ISSSTE), se amparó para que su patrón, el gobierno de López Obrador, les diera la protección necesaria para garantizar que no existieran riesgos, y que por falta del equipo contrajeran el virus.

El nosocomio fue declarado hospital para atender exclusivamente a enfermos de coronavirus y el 25 de marzo se hizo pública una cartulina que los trabajadores habían colocado dentro del hospital exigiendo tapabocas y otras protecciones frente a la pandemia.

Quejas semejantes han ocurrido en hospitales del sector salud en al menos 13 estados.

Los insumos comprados a China por toneladas están tardando demasiado tiempo en llegar al sistema de hospitales que fueron adaptados para atender exclusivamente a los enfermos del COVID-19.

Mientras, el gobierno sigue adaptando instalaciones como hospitales emergentes dado que se espera que los contagiados rebasen el número de camas con que se cuenta. El que fuera rancho de Javier Duarte en Fortín de las Flores, será un "hospital" más.

La cuestión será saber si contarán con los equipos que es menester tengan para la atención de los contaminados, sobre todo respiradores que son llamados ventiladores.