Un 'queremos', con permiso del virus

Fase 3 de la pandemia anuncia caida del petroleo

revista4Q / 21 de 04 2020 / Por Juan Chávez

De hecho, cuando se fijó el "quédate en casa", comenzó la fase 3 de la pandemia que este martes, en el balero mañanero de Palacio, echó a andar el subsecretario Hugo López-Gatell.

"Hoy queremos dar por iniciada la fase 3 de la epidemia de COVID 19, recordando que estamos en una fase de ascenso de contagios y hospitalizaciones", declaró el vocero del presidente Obrador.

Ese "queremos" resulta expresivo de un permiso del coronavirus para detener lo que se ve venir: Un incremento en los contagios, hospitalizaciones y muertes manejados hasta ahora en cientos y que de pronto se dispararán en miles.

Veremos, seguramente, como de la noche a la mañana los 8 mil 772 casos positivos y 712 decesos (hasta el momento del anuncio), se dispararán nomás porque "queremos".

Para este servidor, además de los nuevos que aparezcan, se incorporarán los no contabilizados, los que no aparecieron en las listas que el sabio genio de L(i)opez manejó desde que empezó con el "uno de importación".

Será una realidad cruda, convertida en burla para la opinión pública y engañadora de las informaciones a la población que se mantiene en confinamiento voluntario... aunque en los estados de Michoacán, Sonora y Jalisco, el quédate en casa es obligatorio, bajo el severo apremio de sanciones económicas y arresto.

López-Gatell caracterizó la fase 3 con la presencia de brotes regionales y la dispersión nacional de la enfermedad, "por lo que los números de casos, a diferencia del escenario 2 en el que los contagios son por centenas, se estimarían en miles".

El hecho es que algunos gobernadores, entre ellos Jaime Bonilla de Baja California, han acusado al responsable de la información de la pandemia, de difundir informes falsos, porque la realidad muestra estadísticas más altas de las manejadas por el gobierno federal.

Lo vamos a ver en la tan anunciada fase 3 de la plaga... de seguro a partir del miércoles, si es que el "queremos" no es un "acuerdo" con el letal virus.

Por lo pronto, en el frente del petróleo, al país se lo está cargando el diablo. El precio de la mezcla mexicana, como el Texas de Estados Unidos y el Brent del Mar del Norte, están registrado precios más bajos que el coste de producción.

López Obrador ya dispuso no extraer un barril más de los 15 nuevos pozos, primero para cumplir el acuerdo con la OPEP+ y luego, para no atiborrar más los mercados que se mantienen con consumos bajos por la pandemia.

Y también como secuela, según la Comisión Económica para América Latina (CEPAL), la expectativa para el PIB de México se ubicó en menos 6.5%, una de las dos recesiones más profundas de la región Latinoamérica, solo rebasada por la de Venezuela, que se prevé de -18 por ciento.