A la guerra sin armas: no hay insumos suficientes en hospitales

revista4Q / 01 de 04 2020 / Por Juan Chávez

Médicos y enfermeras del Seguro Social están adquiriendo lo más elemental, como es el cubrebocas, para enfrentar a los enfermos del COVID-19. No cuentan con el equipo necesario para atender a los contagiados y Zoé Robledo, el director del IMSS, reitera su ofrecimiento de que "se les dotará de todo lo necesario".

A punto de entrar a la fase 3 de la pandemia del nuevo coronavirus, la escasez de medicamentos, surgida en la 4T que en la tarea de transformarlo todo entró al laberinto de las compras consolidadas de medicamentos para el sector salud, en los hospitales del IMSS los médicos y enfermeras siguen en protesta por no contar siquiera con los tapabocas aconsejados y aprobados por la Organización Mundial de la Salud.

Estados Unidos censura que no haya habido licitaciones en la millonaria adquisición de medicamentos, pues el gobierno mexicano "no dio tiempo" a las empresas para atender los pedidos directos que, por tal razón, tampoco han sido atendidos con la prontitud requerida.

Esta es la razón que mantiene a los niños con cáncer sin sus terapias aconsejadas y que hayan muerto ocho trabajadores de Pemex internados en un hospital de Tabasco al aplicárseles medicamento contaminado.

El personal médico del IMSS exige insumos de protección, como gafas de seguridad, respiradores N95 y batas para trabajar. Les surten anualmente una bata, pero ante la emergencia sanitaria requieren de más para poder estar en condiciones de sanidad en la riesgosa atención de contagiados.

"Tenemos familia y si no nos protegemos, la vamos a contaminar", es el grito justiciero que parecen no escuchar el presidente López Obrador ni el director del IMSS ni el secretario de Hacienda, que no concluye su operación de "compras consolidadas".

En tanto, se alientan las esperanzas:

"Todos los hospitales contarán con el material necesario para atender los casos sospechosos y confirmador por COVID-19", declaró el director de Prestaciones Médicas del IMSS, Víctor Hugo Borja.

Según él, la distribución privilegiará a los 70 hospitales de referencia donde será enviada la mayor parte de los pacientes que requieran estar internados y 20 hospitales más de reconversión en los que se concentrará la atención en la etapa más crítica.

Pero... ¿cuándo?


La crisis sanitaria se agudizará con las tardanzas de un gobierno que no pasa ni a madres de sus baleros mañaneros... que hacen feliz al señor de las estampitas pero que se convierten en la nube negra de una pandemia que urge de claridad total en el combate de su virus letal.