Compra de medicinas y equipo, ¡hasta ahora!

revista4Q / 27 de 03 2020 / Por Juan Chávez

Con la 4T de López Obrador, México da los peores tumbos ante la epidemia COVID-19 que en abril entrará a la fase 3.

Con urgencia, México, por disposición del que “transforma al país” compra medicinas y equipo médico a última hora, para enfrentar la crisis sanitaria.

Es increíble que la urgencia de “comprar armas contra la pandemia”, apenas haya despertado la conciencia del presidente y de los responsables de la salud de la comunidad mexicana frente al coronavirus que se expande en el territorio nacional.

La compra de medicamentos incluye antibióticos y suman 217 los tipos de insumos médicos que el Insabi, que suplió al Seguro Popular, “está en proceso” de comprar.

También figura la compra de 5 mil ventiladores (respiradores) a China para que la red hospitalaria nacional cuente con 10 mil de esos aparatos para atender a los enfermos graves del COVID-19.

Algo que desconsuela frente a lo que investigadores de la UNAM y especialistas en epidemiología de otras instituciones, va a resultar insuficiente para la atención de los contagiados en la fase 3 que se calcula, tan solo en el Valle de México, alcanzará al 70% de la población, es decir unos 14 millones de personas con el coronavirus encima.

Entre las 217 claves de productos por comprar, además de los antibióticos figuran batas, cubrebocas, guantes y material de curación e higiene como jabones, gel antibacterial y abatelenguas, además de 118 mil 400 respiradores desechables. En total se necesitan 24 millones 63 mil 313 insumos médicos.

Y por increíble que parezca, personal médico de la cadena de clínicas y hospitales del sector salud, se ha dirigido a la sociedad para solicitarle les donen envases de plástico de tres litros y acetato a fin de fabricar caretas de protección.

La Asociación Mexicana de Enfermeras Especializadas en Medicina Interna y Terapia Intensiva ha pedido el apoyo de ese material para sus caretas y poder protegerse, porque el gobierno de AMLO les niega el material protector.

Frente a un presidente que, contra las medidas de la sociedad civil, pide a la población que salga de sus casas y que gaste para sostener la economía, la disyuntiva es clara:

¿La economía o la vida?

Y en tal situación, debe verse que de los 400 mil millones de pesos que tiene “en caja la secretaría de Hacienda” para combatir al coronavirus, el presidente no quiere que se gasta un centavo en lo que médicos y enfermeras requieren para atender a los contagiados con el equipo que es menester para poner a salvo de su propia salud.

¿La economía o la vida?, es el gran dilema.