Coronavirus sin 'otros datos'

revista4Q / 02 de 03 2020 / Por Juan Chávez

Llegó porque tenía que llegar. México no es una ínsula que esté a salvo de las enfermedades que azotan a otros países. El coronavirus o Covid-19 ya está en el país. Lo importaron dos mexicanos que el día 20 de febrero estuvieron en el norte de Italia, en un congreso que requirió su presencia.

Ahora hay que ver cómo nos comportamos y, sobre todo, cómo reacciona el gobierno de López Obrador que, por lo pronto, en su desatado populismo, ya anunció que no suspenderá sus giras y que tendrá un comité técnico para informar todos los días, en el desastre de su bolero mañanero, cómo anda la epidemia que aún no es declarada pandemia por la OMS (Organización Mundial de la Salud), no obstante que ya infectó a unas 50 naciones y se trata de una enfermedad nueva.

Pero hay que ver cómo se las gasta el despachador de Palacio Nacional. Ya se aventó el primer capirucho con el crucero que hasta hoy viernes pudo consagrar el día a que sus pasajeros tocaran tierra en la isla de Cozumel, Quintana Roo.

El presidente se aventó y autorizó el atrancamiento del crucero y que los pasajeros, “por humanidad”, disfrutaran de los encantos de la isla caribeña mexicana. Pero no fue como el de las matinés en Palacio, quiso. Fue Sanidad Internacional, la autoridad competente a nivel mundial, la que autorizó el desembarco de los turistas que a las 22 horas del mismo viernes, regresaron al portentoso yate para seguir con su crucero por el Caribe.

Ahora, con el coronavirus, no presumió “otros datos”, pero dará vida al “comité técnico” anunciado, para aprovechar la infección viral como plataforma de su mediático populismo.

China es ejemplar en el control de los contagios entre su población. Primero, recibió el zarpazo inicial y con su volumen poblacional que va más allá de los mil 600 millones de habitantes, ha sabido controlar la enfermedad. Son miles y no millones los que se reportan como infectados por el coronavirus. ¿México, con algo así como 125 millones de pobladores podrá con el reto?

Hasta ahora, hemos escuchado, del director del IMSS y del subsecretario y secretario de Salud, puras banalidades: que hay miles de camas para atender a los infectados; que México “está bien preparado” para hacerle frente al virus y, lo que no se dice es que no cuenta con el número de máquinas de respiración para atender una pandemia.

El coronavirus –no es deseable que se propague masivamente—podría llegar a ser el diablo que se le aparezca al tabasqueño mañanero de Palacio.