No pedimos permiso

revista4Q / 28 de 02 2020 / Por Juan Chávez

Ante la ola de empresas e instituciones que han lanzado su mediática declaración de “no descontar el día” a las mujeres paristas el 9 de marzo, surgió la firme réplica de las féminas:

"Nosotras no pedimos permiso para "El Nueve Ninguna se Mueve".

Vamos, ellas, desde luego, no esperaban tal respuesta porque "no es asueto lo que buscamos"; quieren que la violencia de género desaparezca y, sobre todo, que las autoridades pongan un alto a los feminicidios.

Sobre todo, ¡parar en seco la impunidad!

Los bancos ya resienten lo que vivirán el 9 de marzo, sin mujeres que atiendan a su clientela. Un banco ya señaló la triste cifra que enfrentará: pérdidas, ese día, por 48% de sus enriquecedores ingresos.

Pero va a ser el día en que en los oídos de los machistas, sonarán las silenciosas protestas de un Día Sin Nosotras.

El machismo se ha arrogado el monopolio de la razón, junto con el derecho de hablar, decidir y actuar.

Así sucedió en los años 30 del siglo pasado, cuando se argumentó contra el derecho a votar de las mujeres, cuestión que fue consagrada hasta 1957 por el presidente Adolfo Ruiz Cortines. Fue, incuestionablemente, una larga lucha con el valladar machista sin ceder.

Así pasó en 2007 cuando se amenazó con traumas eternos y castigos divinos a los intentos por frenar e impedir a la mujer el derecho a decidir su maternidad o sea, auto gobernar su cuerpo.

Contra viento y marea, el criterio de las féminas se impuso y se consagró el derecho al aborto.

Este 2020, la receta es tan importante como en esas dos ocasiones. Y el feminismo va a imponerse, aún en contra de los criterios del presidente López Obrador que ha pretendido descalificar la acción femenina de no acudir al trabajo, a las escuelas, a los mercados. No asomarse para nada en las calles o lugares públicos. Será el Día Sin Mujeres, con la participación, según cálculos de un periódico, de más de 22 millones de ellas.