Avión presidencial a remate

revista4Q / 17 de 01 2020 / Por Juan Chávez

Fracasada la promoción de venta del avión presidencial “José María Morelos” en Estados Unidos, la nave, regresada a México entrará a subasta, junto con otras 28 aeronaves.

Quedó claro que anclado en el aeropuerto de San Bernardino, California, la nave adquirida por el ex presidente Felipe Calderón y súper utilizada por Enrique Peña Nieto, solo generó gastos en esa naufragada promoción: 28 millones de pesos en los 13 meses en que se encontró estacionada en esa terminal aérea de Los Ángeles.

López Obrador reconoció que es difícil deshacerse del otrora avión presidencial y anunció que ahora quedará varada en lo que todavía llamó hangar presidencial o en el aeropuerto de Santa Lucía, bajo el resguardo de la Fuerza Aérea Mexicana.

Descartó que el regreso del avión signifique gastos costosos… aunque admitió que hay que pagar el mantenimiento que “no nos va a costar lo que costaba antes”.

Total, un primer fracaso en ese primer intento por deshacerse de la nave que Calderón adquirió en 218 millones de dólares para pagar a plazos, que aún están corriendo.

El Presidente informó que su avalúo actual es de 130 millones de dólares y cuando salga a remate podrá ser adquirido por un comprador único, venta en copropiedad, o rentar la aeronave. “Así, vamos a explorar tres formas de comercialización”, según apuntó el director de Banobras, Jorge Mendoza encargado de la venta ahora que fue regresada a México.

La no venta en 13 meses enfría el entusiasmo con que López Obrador en diciembre de 2018, en sus primeros días de gobierno, decidió enviarla a Los Ángeles para su remate. Pero no hubo postores, a nadie interesó el TP01 Boeing 787-8.

Pero hay más que parece ensombrecer el 2020 para López Obrador:

El Estado Mayor Presidencial, desaparecido según él, cuenta este año con un presupuesto federal de 37 millones de pesos para su operación y algunos elementos de la corporación se mantienen activos o al menos reciben recursos del gobierno federal.

El pasado 5 de enero, en Texcoco, López Obrador volvió a presumir la desaparición del EMP.

“Ya no hay Estado Mayor Presidencial. Había ocho mil elementos para cuidar al Presidente, ya todos esos elementos pasaron a la Guardia Nacional, a la secretaría de la Defensa Nacional para cuidar al pueblo. Al presidente lo cuida la gente y el que lucha por la justicia no tiene nada que temer”, reiteró.

Sin embargo, aunque para el jefe del Ejecutivo esa estructura de custodia ya no existe, la realidad es que todavía cuesta millones de pesos a los mexicanos, como se advierte en el desglose del Presupuesto Federal para 2020.