Alza de precios en alimentos

revista4Q / 08 de 01 2020 / Por Juan Chávez

La cuesta de enero sí cuesta. Está costando y exprime los exiguos bolsillos de la economía familiar de los pobres y alcanza a la clase media baja.

Los aumentos de precios aparecieron en cascada, muy a pesar de la declaración del presidente López Obrador de que en este enero no habría alza de los productos alimenticios.

Pero marcas como Gamesa, Bimbo, Modelo, Nestlé, Lala, Alpura y Tía Rosa, notificaron a negocios de abarrotes del país sobre los aumentos de precios a partir del 1 de enero de este 2020.

La subida ya no se dio en las abstractas cifras porcentuales. Ahora, se fue al grano: el incremento será de 1 a 3 pesos.

El presidente de la Alianza Nacional de Pequeños Comerciantes (Anpec), Cuauhtémoc Rivera, señaló que en el caso de la leche y otros lácteos, el incremento es de uno a tres pesos.

Los precios fueron “actualizados” por el ajuste al Impuesto Especial sobre Producción y Servicios (IEPES), al pasar de 57 a 63 pesos, por ejemplo, en la cajetilla de Marlboro.

Los comerciantes en pequeño organizados, admitieron que el aumento al salario mínimo de 20%, “quedaría pulverizado”.

Así, no hay salario mínimo que alcance para malcomer y veremos que la línea de pobreza se irá para arriba a la par que la desnutrición de millones de niños y niñas.

La cuestión es que el aumento de precios en alimentos contagie a otros productos necesarios para la vida diaria.

Dicen los que saben que por tal alza, que le pegará indudablemente a la inflación, la Junta de Gobierno del Banco de México no se atrevió a bajar las tasas de interés en forma acelerada. Lo hizo, dicen, para quedar bien con el gobierno de la 4T.

De cualquier forma, Banxico tendrá que analizar con mucha atención los efectos de la cuesta de enero en los datos de la primera quincena de este mes y los de la segunda y las dos siguientes, antes de ver si el tema de los aumentos de precios se diluye o contagia.

Lo real es que el efecto ya le pegó y seguirá pegando a las economías de las familias más débiles. Es una cuesta que bien vista, le costará a la imagen presidencial. Hasta allá llegará, innegablemente.