Dr. Atl: el artista que inspiró a toda una generación de artistas en México

revista4Q / 29 de 10 2019 / Por Víctor Olivares Quarenta

El Dr. Atl cuyo nombre de pila fue Gerardo Murillo Cornado, nació el 3 de octubre de 1875 en el barrio de San juan de dios en Guadalajara, Jalisco. Sus padres eran de origen catalán. Su encuentro con la pintura se dio en 1890 con apenas 15 años de edad, en el taller del jalisciense Felipe Castro y más tarde con Félix Bernardelli con quien descubrió diversas tendencias artísticas europeas.


En el México de principios del siglo XX, donde se gestaba un movimiento revolucionario surgiría el “Dr. Atl” un destacado escritor, vulcanólogo, pintor y muralista mexicano; un excéntrico y evolucionado artista que destacó en la Escuela Nacional de Bellas Artes de la ciudad de México, por lo cual Porfirio Díaz le otorgó una beca para estudiar en Europa, lo cual lo llevo a viajar y establecerse en diferentes ciudades del viejo mundo, como: Francia, Alemania, España, Inglaterra e Italia.

Estudió dibujo y pintura en París donde prevalecía el impresionismo; filosofía y derecho en Roma; asimismo colaboró en el partido socialista y en un periódico llamado Avant de esa misma ciudad. Sin duda alguna el “Dr. Atl” fue un personaje culto que se empapaba de todos los secretos que brinda el arte y de los conocimientos que te regalan las diversas corrientes filosóficas y sociales mundiales.


A su regreso a México el “Dr. Atl” comienza a impartir clases en la prestigiada Academia de San Carlos de la Ciudad de México, donde preparaba y les transmitía sus conocimientos a alumnos como: Diego Rivera, David Alfaro Siqueiros, Ponce de León, Francisco de la Torre y José Clemente Orozco, personajes que gozaron de gran reconocimiento como artistas y algunos de ellos más tarde se convertirían en los principales representantes del muralismo mexicano a nivel internacional.


Dr. Atl Compartía ideales anti porfiristas y que lo llevarían a autoexiliarse en Europa, ya en París fundó el periódico Action d´Art y la liga internacional de escritores y artistas misma que buscaba reunir a artistas revolucionarios que conjugaran la cultura y la política, a ello le llama “Factores primordiales de progreso”.

Atl Regresó a México durante la revolución donde simpatizo y se unió a las causas carrancistas logrando con ello unir al general Emiliano Zapata con Venustiano Carranza para derrotar a las fuerzas de Victoriano Huerta. Se retiró del movimiento revolucionario a la muerte de Carranza.


El dr. Atl se declaró antisemita, pero también se pronunció en contra del marxismo, comunismo y socialismo. Atl, pese a lo que en la actualidad pensaríamos, se pronunciaba a favor de Mussolini y Hitler, algo que para nuestro tiempo sería controversial. Prueba de ello fue la censura que le hizo el gobierno de México a la revista Timon donde colaboraba junto a José Vasconcelos, por sus inclinaciones fascistas y nazistas.


Gerardo Murillo Cornado, mejor conocido como el Dr. Atl impulsó el movimiento artístico nacional y los primeros intentos para realizar muralismo en edificios públicos de México. Su sobre nombre se cree que se lo dio un escritor argentino llamado Leopoldo Lugones y otros creen que él mismo se autonombro “Atl” que en náhuatl significa agua. A sus alumnos les despertaba la conciencia, los incitaba a la rebeldía y a pensar diferente, la irreverencia y ser subversivos, Diego Rivera en su libro “La increíble historia del Dr. Atl” señala que enseñó a ser insolentes a todos los jóvenes.


Asimismo, fue un destacado vulcanólogo, atestiguando el nacimiento del Paricutin en Michoacán en 1943; posteriormente publicaría su libro llamado “Como nace y crece un volcán, el Paricutin”. Escalo el Popocatépetl y el Iztaccíhuatl para escribir y pintar, pero también por su pasión como vulcanólogo. Utilizo técnicas propias de su creación y creo pinturas que él mismo invento con pasta compuesta de ceras, resinas y tintes secos fundidos, los cuales utilizaba sobre cualquier superficie como papel, cartón, yeso, tela, madera o piedra a estos colorantes los llamo “Atl colors”.


En 1956 recibió la medalla Belisario Domínguez y en 1958 recibió el Premio Nacional de Artes. A él le debemos la creación del genero pictórico “Aero paisaje” el cual desarrolló una vez que fue amputada una de sus piernas por lo cual se dedicó a sobrevolar y a pintar los volcanes y paisajes desde las alturas, asimismo publico monografías sobre iglesias en México y sobre las artes populares.

El valle del pihuamo (1952) es una de sus obras más reconocidas, donde plasmó la imagen de una ciudad utópica donde el Dr. Atl se imaginaba que científicos y artistas vivirían intercambiando conocimientos y alimentando su creatividad.


Sostuvo una relación con Carmen Mondragón a quien él bautizaría como “Nahui Ollin”, mujer de inspiradores ojos verdes a quien conoció en tertulias con intelectuales y a quien sumergiría profundamente en los mares del arte, un amor tormentoso y violento que culminaría cuando ella intentó dispararle en la cabeza mientras él dormía.


Diego rivera lo describe como: prosista y poeta, vulcanólogo, botánico, minero, yerbero, astrologo, hechicero, anarquista, totalitarista” sin duda un hombre que inspiró a una generación de artistas para transgredir las normas y descubrir el valor de la cultura mexicana.


Gerardo Murillo Cornado, conocido como el Dr. Atl dejó de existir el 15 de agosto de 1964 en la ciudad de México a sus 89 años de edad, sus restos están en la rotonda de personas ilustres en el panteón de dolores de la capital de México.