Ayotzinapa y el Grito

revista4Q / 17 de 09 2019 / Por Juan Chávez

Harta cultura y harta pólvora rasgando los cielos de México en la celebración exaltada del Grito de Independencia.


Un evento que desparramó el folclore de los 31 estados y la ciudad de México como marco de cultura derramada en el primer Grito oficial que da López Obrador como mandamás.


Una soledad inconmensurable en el balcón central de Palacio Nacional. Él solo y su esposa Beatriz Gutiérrez Muller. Algo que solo era para él, acostumbrado a ser sólo él... y nadie más.


De cualquier forma, un algo que también él sabe cultivar: la entrega delirante de la muchedumbre a lo que hace, a lo que dispone y a lo que está realizando.


Música de todo el país, fundida con los cohetes que estallaron en las alturas para iluminar un Zócalo rebosante de gente, fueron la alegría del Grito donde López Obrador integró loas a los héroes anónimos para llamarlos, junto con Hidalgo, Morelos, Allende, Josefa Ortiz de Domínguez, Leona Vicario “Madres y padres de la Patria”.


Los eventos del Grito, iniciados a las 16 horas del domingo 15, exigieron una logística enorme y de alguien que se las sabe de todas… ¡todas! Ese alguien fue la secretaria de Cultura del gobierno de AMLO, Alejandra Frausto Guerrero, licenciada en Derecho por la UNAM y que me hizo pensar que ella le sería más útil al presidente en la secretaría de Economía.


Siento que el presidente López está obligado a un enroque Cultura por Economía. Alejandra se desempeñaría mejor en el puesto que es la gran falla del mandatario: la economía, que Graciela Márquez Colín que, hasta ahora, no ha podido enderezarle el barco al político tabasqueño.


Pero en fin…


El clásico “sabadazo” de Alejandro Encinas, empañó la celebración. El subsecretario de Derechos Humanos de la secretaría de Gobernación anunció que la Fiscalía General de la República iniciará proceso contra Jesús Murillo Karam, ex procurador General de la República y Tomás Zerón, ex director de la Agencia de Investigación Criminal.


Ambos funcionarios, señala Encinas, incumplieron con sus responsabilidades en la investigación del caso Ayotzinapa.


Algo que no va más allá de seguirle el paso al presidente López que en la semana anterior se comprometió, ante padres de los 43 estudiantes normalistas de Ayotzinapa, “a encontrarlos a como dé lugar”.


Más tostadas de tinga o más agua al pozole, para no salirnos de los platillos con que en los hogares se cena en la noche de la Patria.


O un chile en nogada así de grandote, como los que ordenaba Porfirio Díaz para celebrar en la cena la Independencia de México.