Sin petróleo... aunque le rasquemos

revista4Q / 11 de 09 2019 / Por Juan Chávez

La crisis de Petróleos Mexicanos mantiene tambaleante a la economía del país. El proyecto de Presupuesto para 2020 que el secretario de Hacienda Arturo Herrera presentó con el Paquete Económico a la Cámara de Diputados, contempla una cifra de rescate considerable para la ex empresa estatal.


Desplomada la producción petrolera en más de dos millones de barriles al día y desplomados también los precios del “oro negro”, la situación está en punto álgido que alerta la calificadora Moodys como paso inminente para que Pemex pierda su soberanía de endeudamiento.


Y es que la deuda de la petrolera rebasa el billón de pesos, es decir, un millón de millones de pesos.


México sustentó su economía en su riqueza petrolera, que llegó a ser cuantitativamente, la cuarta en el mundo. Más del 40% del gasto público desde los tiempos de Echeverría se sustentaba en esa fortuna.


Llegó a calificarse de petrolera, la economía nacional. 
La gente ignora que la riqueza que representó el “oro negro” ha menguado. López Portillo, al inicio de su sexenio propuso “aprender a administrar la riqueza”.


Corría el año de 1977 y el yacimiento de Cantarel, en las aguas someras de Campeche, producía más de dos millones de barriles diarios. El descubrimiento fortuito de un pescador se dio a finales del sexenio de Luis Echeverría que le pasó al costo a su sucesor tal sorpresa millonaria.


Pero no aprendimos ni nos importó aprender “administrar la riqueza”.


Al contrario se gastaron inmisericordemente los millones y millones provenientes de Cantarel y México se quedó atorado en el tercermundismo.


Cantarel se agotó y hoy solo produce lástima y por eso dejamos de ser país petrolero y con la tremenda deuda billonaria que obliga al gobierno de López Obrador a destinarle una partida importante en el Presupuesto, en un intento por poner a flote la nave petrolera.


El volumen de la producción petrolera registra una reducción continua durante los últimos 19 años. En tal período la caída observada equivale a menos 46%, sumando un monto superior a 600 mil millones de barriles.


De abril a junio de este año, el precio de la mezcla mexicana disminuyó en 9.43 dólares, al pasar de 65.61 dólares el barril a 54.84.


Bajo tal tesitura, en el proyecto de Presupuesto 2020, se estiman 49 dólares para el costo del petróleo mexicano, dato realista, aunque se mantendrá la expectativa de una profundización de la crisis, de acuerdo con la secretaría de energía que más incrementará su gasto, pues sus recursos se elevarán en 72% con más de 48 mil 500 millones de pesos para apoyar el rescate de Pemex.


En el esquema, ya con las asociaciones con el capital privado (fórmula neoliberal) aceptada ya por López Obrador, se ve factible que el año próximo Petróleos Mexicanos alcance la meta inicial con rumbo a una producción de 2.7 millones de barriles al día para 2024.


Son los datos de la esperanza. De esa esperanza de la que vive el hombre.