Alfredo Del Mazo, estafador maestro

revista4Q / 28 de 08 2019 / Por Juan Chávez

Si el presidente morenista cumple su compromiso de “cero a la impunidad”, Alfredo del Mazo, como Rosario Robles, deberá estar tras las rejas.


Vinculado a La Estafa Maestra, como uno de los tres grandes estafadores –el tercero es Emilio Lozoya-, ya admitió el depósito que por más de millón y medio de euros tuvo en la banca de Andorra y en tal circunstancia, si no pagó impuestos, es un evasor que debiera estar persiguiendo el SAT (Servicio de Administración Tributaria).


Está claro que tal dinero lo movió clandestinamente cuando era presidente municipal de Huixquilucan, pues así lo hace notar en el comunicado que dirigió al diario español El País como titular de la cuenta bancaria para aceptar que “no fue la mejor decisión” el citado depósito en la institución de Andorra.


La retractación del ahora gobernador del estado de México, se dio un día después de que El País lo exhibió por haber omitido la existencia de esa cuantiosa cantidad en Andorra, en su declaración patrimonial de 2012 y las subsecuentes, por supuesto.


Con el ex director de Pemex y la exsecretaria de Sedesol y la Sedatu, Del Mazo, como director de BANOBRAS entonces, fue uno de los autores de La Estafa Maestra.


En los tiempos que corren, sin embargo, Del Mazo es señalado por la Auditoría Superior de la Federación por no encontrarse ningún elemento de la existencia de mil 800 millones de pesos en la cuenta pública de 2018.


De esa millonaria suma “desaparecida”, la ASF ha exhibido vasto informe donde se señalan estrategias similares a las de la gran estafa.


Cinco dependencias estatales y siete universidades de la entidad han sido señaladas por el máximo órgano controlador de la nación, como responsables en la “desaparición” de esos mil 800 millones de pesos en 2018.


Las causas que enumera la ASF que son consideradas en perjuicio del patrimonio mexiquense, son: Inobservancias de la ley, falta de transparencia, no comprobación o integración de recursos e intereses financieros, obras pagadas y no ejecutadas o de calidad deficientes, falta de cobro de penas convencionales a contratistas y contrataciones sin justificación alguna.


Adicional a los daños comprobables al erario, la ASF encontró que el gobierno de Del mazo no ejerció 320.6 millones de pesos que debieron haber sido utilizados durante el primer trimestre de 2019 o de lo contrario generarían impactos negativos en las responsabilidades y objetivos del gobierno.


La Auditoría determinó que el gobierno “no realizó un ejercicio eficiente y transparente de los recursos”.


La Ley General de Responsabilidades Administrativas señala que el gobernador del estado de México es responsable de las irregularidades que ocurran durante su mandato y tiene la obligación de garantizar que existan las condiciones de normatividad adecuadas para el correcto 
funcionamiento de la administración así como un actuar ético y responsable de los funcionarios que la operan.


La ley también indica que el gobernador será responsable del encubrimiento si llegara a saber de faltas y omisiones administrativas y opera para ocultarlas.


¿Cuál será el caso de Alfredo del Mazo?


Estas acusaciones se dan en un momento en que Del Mazxo es señalado por los medios por haber omitido durante su declaración patrimonial, una cuenta bancaria con más de 1.5 millones de euros en el principado de Andorra, un paraíso fiscal que para el momento de la apertura de la cuenta permitía el secreto bancario.


Sin comprobar los recursos para abrir esa cuenta en el entonces paraíso fiscal, Del Mazo tampoco la informó en su declaración patrimonial de 2017, cuando se hizo cargo de la gubernatura mexiquense. Tampoco aparece en las declaraciones de 2018 y 2019.


Total, Del Mazo es toda una fichita en la que el gobierno de AMLO debe fijar los ojos, primero, por no conocerse el origen de esa fortuna superior a los 400 millones de pesos y segundo por no haber pagado los impuestos correspondientes y no incluirla en sus declaraciones de bienes como funcionario público.


El 30 de julio López Obrador prometió investigar a los ex funcionarios implicados en La Estafa Maestra.


Haciéndola de vocero de la Fiscalía General de la República, el presidente se comprometió a tres cosas en el caso concreto de La Estafa Maestra: cero corrupciones, cero impunidades y no solapar actos de corrupción.


“No somos tapadera”, declaró. “No hay impunidad para nadie”.


En tales circunstancias, Del Mazo deberá ser investigado. De otra forma, podría cobrar vida el pacto que, se dice, existe entre López Obrador y Peña Nieto y del que es beneficiario directo Del Mazo, surgido como gobernador por el escandaloso “fraude electoral” que Morena y AMLO no se atrevieron a denunciar.


Por lo pronto, el Frente de Lucha contra la Corrupción en el Estado de México, ya demando del gobernador Alfredo del Mazo que solicite licencia temporal para que, sin riesgo de tráfico de influencia, sea investigado sobre la cuenta de 1.5 millones de euros que abrió en 2012 en la Banca Privada de Andorra, cuando fungió como alcalde de Huixquilucan.


El Congreso local, de mayoría morenista, le ha dado la vuelta a las exigencias del frente anticorrupción que está por cumplir un mes desde su primera solicitud el 29 de julio, para que compareciera Del Mazo-


El Frente pide también que comparezca el entonces auditor superior del estado de México, Fernando Baz y explore el manejo de las finanzas municipales de Huixquilucan durante la administración de Del Mazo Maza.


El gobierno de López Obrador tiene la obligación de exigir al SAT que aclare si Del Mazo es o no evasor de impuestos y también tiene la opción de investigar, con la secretaría de la Función Pública, el destino de los dineros que la Federación pone en la caja estatal mexiquense.


Como quiera, y por donde se quiera ver, el destino de Alfredo del Mazo está en la pérdida del fuero como gobernador y su presentación ante la Fiscalía de Alejandro Hertz Manero que debería remitirlo a un juez procesal para que responda de su implicación en La Estafa Maestra y en la desaparición de mil 800 millones que la ASF señala.


Estas son las universidades implicadas en la “desaparición” de mil 800 millones en el gobierno de Del Mazo en 2018:


Universidad Autónoma de México, Universidad Estatal del Valle de Ecatepec, Universidad Estatal del Valle de Toluca, Universidad Intercultural del Estado de México, Universidad Mexiquense del Bicentenario, Universidad Politécnica de Atlautla y la Universidad Tecnológica de Zinacantepec.