EZLN ¿todo Chiapas?

revista4Q / 21 de 08 2019 / Por Juan Chávez

Como no hay represión, y pueda que no la haya, en este gobierno de la transformación, el Ejército Zapatista de Liberación Nacional (EZLN), podría extender su “autonomía” a todo el territorio de Chiapas.

El presidente López, por lo menos en su “mañanera” del lunes, “vio” con buenos ojos la declaración dominical del grupo zapatista que anunció su extensión “autónoma y rebelde” a 7 municipios más bajo la denominación de “11 nuevos Centros de Resistencia autónoma y Rebeldía Zapatista”.

La expansión de su influencia en el estado chiapaneco, comenzó en octubre de 2016, según el comunicado firmado por el subcomandante insurgente Moisés. 
A sus 5 Caracoles originales, ha agregado 6 y aumentado a 27 municipios autónomos, para un total de 43 centros zapatistas.

¿Qué entraña la extensión zapatista en Chiapas?

No hay que ir lejos. Los hombres y mujeres del subcomandante Marcos pretenden dominar todo Chiapas ahora que el hombre en el poder se enorgullece de no reprimir un solo movimiento, aunque este pueda significar, como es el caso, una separación sui generis del territorio que por propia voluntad de sus pobladores se declaró mexicano.

Chiapas decidió ser tierra mexicana el 23 de enero de 1824, aunque Tuxtla Gutiérrez, su actual capital, haya titubeado y en un principio sostuviera la conveniencia de unirse a Guatemala. 

Se enorgullecen los zapatistas de “haber roto el cerco” para lograr la extensión anunciada, pero lo cierto es que el tal cerco, que fue militar a la firma del Tratado de San Andrés Larrainzar, ya solo era ficticio.

Los zapatistas recorrieron el país y dieron a conocer sus ideales directamente a la nación. En la Cámara de Diputados fueron recibidos y una oradora habló desde la tribuna más alta del país-

Ahora el zapatismo considera que “el cerco gubernamental quedó atrás; no sirvió y nunca servirá”.

El EZLN no comulga con el gobierno de la 4T y aunque llama a López Obrador “amado líder”, la realidad es que hay un rompimiento con él, entre otras razones porque tiene en sus filas al hombre que intentó liquidar al movimiento nacido el 1 de enero de 1994 en Los Altos de la selva lacandona: Esteban Moctezuma, entonces secretario de Gobernación.

No le creen tampoco los proyectos que ha anunciado para el sureste mexicano, Chiapas y toda la península de Yucatán en general.

AMLO los felicitó, inclusive, por la extensión de su autonomía porque ella entraña “trabajo, esfuerzos”.

Lo contundente es la declaración de Moisés en el comunicado zapatista del domingo:

“El Mandón y sus capataces construyen muros, fronteras y cercos --alusión también a Trump—para tratar de contener ése que dicen que es un mal ejemplo. Pero no lo pueden hacer, porque la dignidad, el coraje, la rabia, la rebeldía, no se pueden detener ni encerrar”.

El EZLN, por lo pronto, extendió sus dominios en los municipios constitucionales de Ocosingo, San Cristóbal de las Casas, Chilón, Tila, Amatenango del Valle, Motozintla y Chicomuselo.

Luego que el zapatismo se haga de Chiapas, qué sigue. Sin represión el ensanchamiento lleva las de ganar.