El ánimo de las masas

revista4Q / 01 de 07 2019 / Por Juan Chávez

Ayer cité a Bakunin como referencia de mi entrega “Costosa ausencia del G20”. Hoy hay que meditar sobre la igualdad de pensamiento entre Bakunin y el presidente López Obrador. Este lunes celebrará con un informe en el Zócalo, ante la multitud que le aplaude, su triunfo electoral que lo convirtió en presidente de México.

Mientras, en la 14 Reunión del G20, en Ozaka, los dos secretarios de Estado –Relaciones Exteriores y Hacienda-- que López dispone lo representen en el importante foro se quedarán sentados afuera del auditorio de deliberaciones que tendrán los 19 dignatarios que sí miden la trascendencia del encuentro multinacional, como el diálogo que tranquiliza a un mundo cada vez más alejado de la globalidad.

A la reunión de los jefes de Estado y de Gobierno solo tienen acceso ellos; los demás permanecen afuera. 
Pensaba Bakunin la necesidad "en combatir todas las manifestaciones estatales y demoler todas las instituciones que emanen del Estado". Algo semejante a lo que López Obrador ha acudido en la imposición de su Cuarta Transformación.

No obstante --y como lo está llevando a cabo AMLO--, Bakunin reconocía la conveniencia de crear algún órgano de acción que, en un momento dado, interpretando la libérrima voluntad de sus afiliados todos, dictase, las líneas generales de una reorganización común, y las hiciese triunfar en la conciencia de las masas.

La Alianza, procediendo en nombre de la razón natural, aspiraba al triunfo de sus creencias en el ánimo de las masas, para que éstas se manifestasen y operasen según el criterio aliancista que se formaría, colectivamente, por la suma de los criterios de todos los aliados. No se intentaba pues forzar al pueblo a aceptar un dogma.

Esos criterios, de los finales del siglo 19, son los que en sus consultas realiza López Obrador y dispone, en votación a mano alzada, el hacer o el no hacer.

Hoy, la crítica contra la ausencia del mandatario mexicano en el G20, se ha internacionalizado. El director del Instituto de Estudios Internacionales de Gante (Bélgica), Dries Lesage, ha señalado, por ejemplo:

"Si el presidente Obrador piensa que el G20 ha venido trabajando para las élites y los países más ricos, debió venir y decirlo en la cumbre, debió presentar sus puntos de vista al mundo entero y buscar aliados al interior del G20 y más allá. Era mejor que quedarse en casa".

Luego, para marcar con énfasis la ausencia de Obrador, precisó:

"Las amenazas comerciales de Trump hacia México son una muestra de cómo EU y otros países están poniendo en tela de juicio el sistema multilateral, y ese es un asunto que debería ser discutido de manera franca y abierta por los líderes.

"Es importante mostrar a Donald Trump y sus pocos aliados que el resto del mundo le hace frente y está comprometido a seguir defendiendo el sistema multilateral".

Para el experto, el que México no esté presente en la ciudad nipona al más alto nivel constituye un error. "Si no estás en la mesa, estás en el menú, es decir, si te quedas en casa estás ayudando a quienes sí asisten a que operen en contra de tus intereses", subrayó Dries Lesage.