Nos va a ir de la 'trumpada'

revista4Q / 04 de 06 2019 / Por Juan Chávez

El canciller Marcelo Ebrard le cuesta al país 17 mil pesos cada noche que duerme, desde la del viernes, en el lujoso hotel Park Hyatt de Washington, en espera de que este miércoles comience su reunión “cumbre” con el secretario de Estado Mike Pompeo, en busca de que la guerra arancelaria contra México declarada por Trump no opere.

De estampida salió a la capital Gringa Ebrard, cuando Pompeo se hallaba en Londres en los últimos toques de la llegada del presidente de EU para entrevistarse con la reina Isabel II y la primer ministra Theresa May. Tampoco está en Washington Jared Kushner, el yerno de Trump, que despacha como el secretario de Estado real para México.

O sea: Ebrard, además de reírse de la austeridad con que su jefe se maneja y manda que todo su equipo se maneje, se halla en Estados Unidos “negociando” quién sabe con quién. Pompeo ya le tiró una plancha al canciller mexicano y no sería remoto que ahora le repitiera la dosis, dado que hasta el miércoles está programada la visita de Estado de Donald Trump al Reino Unido.

La situación se torna la más compleja a la que se ha enfrentado López Obrador en su gobierno y no es, desafortunadamente, con cartas y su disposición de ser “buen amigo” de Trump y del pueblo estadounidense, como va impedir que su homólogo gringo cumpla la amenaza de imponer a las exportaciones de México a EU el arancel creciente del 5% al 25%, el 1 de octubre.

Se ha fijado la atención en las dos acciones de Trump en la semana pasada: su demanda al Senado por el T-MEC y el desafío arancelario a México. No se ha reparado, sin embargo, en el meollo de su “estratégica” visita a Gran Bretaña.

Allá, con la primera ministra May, encabezará reuniones con empresarios ingleses y estadounidenses en las que fijará las bases proteccionistas de su gobierno para apoyar a la señora May en su conflicto con el Parlamento por el Brexit.

No hay duda de que Trump está ya en campaña por su reelección en noviembre de 2020 y que como en su primera candidatura, está utilizando a nuestro país para fortalecer su imagen. Hasta ahora, en lo económico, solo el nuevo tratado comercial que urge a demócratas y republicanos aprobar, es lo único que tiene que ofrecer a los votantes.

El nuevo tratado comercial con México y Canadá tiene ese gran valor para él y está en riesgo de irse a la basura por su desatado desafío arancelario a nuestro país si México no es capaz de frenar, como “puede hacerlo en un día si se lo propusiera”, la ola inmigratoria de centroamericanos que “serpentean” por todo México para llegar a la frontera donde no ha podido construir “su” muro.

Por lo pronto, su respuesta tuitera a AMLO, hace notar que Ebrard no debe seguir gastando por hospedaje 17 mil pesos por noche que pase en su pretendida “cumbrera”.

Definitivo, Trump rechazó el diálogo propuesto por el mandatario mexicano. “Llevamos 25 años platicando y no llegamos a acuerdos. Es hora de actuar”. “Hechos, no pláticas”, tuiteó. Es el amo del tuit. Con éste nos está dominando y arrinconando más en el oscuro callejón. Urge dar a conocer el listado de los productos que Gringolandia importa de México, para castigarlos también con impuestos. Pero que sea equivalente a los 17 mil millones dólares al mes que costará a México la embestida arancelaria trumpista.