Popo le entra a la contaminación

revista4Q / 16 de 05 2019 / Por Juan Chávez

El Popocatépetl se aventó este jueves dos explosiones mañaneras para aportar sus gases a la contingencia ambiental extraordinaria que cumple tres días continuos y la suspensión de clases en las escuelas.

El humo y las cenizas arrojadas por el volcán a más de un kilómetro de altura, provocaron que Puebla, por vez primera, declarara contingencia ambiental. Se presume que hasta las 18 horas de este jueves prevalecerá el aire malo y que en Querétaro, que también se declaró en contingencia, pueda propiciar que para las 20:30 horas se lleve a cabo la semifinal América- Puebla, que habría de efectuarse el miércoles pero que la pésima calidad del aire obligó a su posposición y cambio de sede.

Humo y cenizas fueron arrastradas por los vientos hacia el territorio poblano. Un reciente estudio señaló que la naturaleza también contamina y que produce tanto dióxido de carbono como el hombre en sus actividades. Hombres y naturaleza no detienen sus actividades y el aire cada día se vuelve menos respirable en el planeta. La naturaleza produce los gases que propician la inversión térmica a través de la actividad de 1,500

volcanes de los casi dos mil que integran el sistema volcánico de la Tierra.

De los 1,500 volcanes en actividad, solo unos 20 están en erupción permanente y es probable que el llamado Don Goyo entre en este fenómeno, dado que en los dos últimos meses ha registrado explosiones cada vez más frecuentes, como las mañaneras de este jueves, que fueron a las 8:17 y 8:31, es decir, apenas unos 14 minutos de diferencia entre una y otra. Llaman la atención los impredecibles efectos de un volcán en erupción. Ya sean producto de erupciones pequeñas o grandes, los aerosoles volcánicos reflejan las luz solar de regreso al espacio, enfriando el clima global.

La erupción de 1815 del Monte Tambora produjo suficientes cenizas y aerosoles como para suspender el verano en Europa y América del Norte en 1816. Es un fenómeno salvaje, pero ya registrado por la historia. En Guatemala hay tres volcanes en erupción; en México, aunque todavía no en erupción constante, tenemos dos súper activos: el Popocatépetl y el Nevado de Colima. Dos contribuyentes regalos de naturaleza a la contaminación ambiental.