Se ahoga la ciudad de México

revista4Q / 14 de 05 2019 / Por Juan Chávez

La contaminación se vuelve problema insoluble. Juntas, reuniones de urgencia, pintan el panorama contra la contingencia ambiental que lleva más de 20 años de ser el gran azote de la población citadina y la del área metropolitana. Unos 20 millones de habitantes de la zona metropolitana, son los afectados.

Ahora estamos en la etapa crítica del problema: ¡El aire es irrespirable! El fin de semana y el lunes, se declaró alerta ambiental, pero no fue aplicada la contingencia porque el barómetro anduvo rayando los 150 puntos de partículas contaminantes. Ya hay bufetes jurídicos dedicados a demandar al gobierno de Claudia Sheinbaum si usted o sus hijos han sido afectados en las vías respiratorias y/o el sistema cardiovascular por el aire contaminado de ozono y de partículas finas vinculadas a tales padecimientos.

La jefa de Gobierno suspendió este martes su agenda para consagrar todo el tiempo a la reunión urgente a que convocó la secretaría del Mejoramiento Ambiental para encontrar una solución al grave problema, porque la mala calidad del aire no cede.Pretende que se incluyan las partículas PM 2.5 para que el programa  anticontaminante funcione “políticamente”.

Cuatro días continuos de alerta ambiental, es el engaño ruin a la población. Usuarios de las redes indicaron que mientras el índice divulgado alcanzaba los 145 puntos, mediciones independientes rebasaban los 158 puntos. En el colmo, la madrugada de este martes, a las 5 de la mañana, los índices señalaban 158 puntos en la estación de monitoreo de Ciudad Netzahualcóyotl, 8 más de los fijados en el Programa para

Mejorar la Calidad del Aire para el Valle de México (Proaire).

Aun así, la renuencia de la señora Sheinbaum de declarar la contingencia ambiental en la Zona Metropolitana del Valle de México que incluye a la Ciudad de México y a 60 municipios de los estados de México e Hidalgo, quedó colgada de ese aire irrespirable. Las suspicacias entre los habitantes de la zona metropolitana suben de tono y se señala que desde 2016 se realizaron ajustes al Programa de Contingencias Ambientales Atmosféricas que hacen teóricamente más sencillo declarar una emergencia en casos de elevada contaminación.

La falta de datos de algunas entidades obligadas a monitorear la calidad del aire, propicio que organizaciones de la sociedad civil presentaran el pasado 24 de abril el Observatorio Ciudadano de la Calidad del Aire. Para el Instituto de Políticas del Transporte y el Desarrollo, la falta de datos obstaculiza el acceso a una mejor calidad del aire. Al gobierno, declaran las organizaciones civiles, le importa un soberano cacahuate que en 2017 el pésimo ambiente atmosférica que predomina en más de 250 días del año, haya causado 14,288 muerte en 12 ciudades del país, en 2017.