Los medios son amlistas

revista4Q / 09 de 05 2019 / Por Juan Chávez

Siempre acomodaticia, la prensa escrita y la de los medios electrónicos está del lado de AMLO y no le importa el pueblo para nada. Pareciera, antes de las elecciones en que Morena y su candidato desplomaron todas las aspiraciones de todos los demás partidos políticos, que se mantenía en la indefinición aunque daba por adelantado el triunfo de López Obrador. No voté por el político tabasqueño pero sí escribí que su ascenso al poder era inminente.

También señalé que su gobierno iba a constituir un desbarajuste para México y los mexicanos. Esto, es exactamente lo que el país y los mexicanos estamos viviendo. Padecemos un gobierno inescrupuloso en sus decisiones, por más que las que le significan fortalecimiento en su imagen política, se presuma que son resultado de las consultas hechas siempre a modo del que, más que gobernar, parece preocupado en tener material para su noticiero mañanero de Palacio Nacional.

La marcha de este domingo en la capital y en quince ciudades más, no es cosa que le preocupe mayormente. “Qué bueno que sigan manifestándose”, celebró en su “informador” del lunes. Y es que, sin un líder fuerte, auténtico, surgido del pueblo y que no tenga cola que le pisen, no va a tener resultado ninguna protesta “del silencio”.

Importan mucho el contenido de cartulinas, pancartas y mantas porque precisan el descontento de un parte del pueblo, que nace pequeña, como todo lo que nace, pero que debe crecer porque su objetivo es central: no están de acuerdo en la forma en que AMLO está gobernando a México.

No obstante, en apenas los cinco meses y días que lleva despachando en Palacio Nacional, parece precipitado pedir su cabeza o su renuncia, como una de esas mantas lo expresó. “Renuncia AMLO”. ¿A título de qué? Que lo está haciendo mal, que marcha sin brújula, que empezó destruyendo una obra como el NAIM, que abrió otro frente de guerra --el del huachicoleo—sin saber cómo lo iba a conducir, y que se sumó a la enorme ola de inseguridad que asuela al país entero; que la economía se halla estancada; que sus programas sociales arrastran a la inopia financiera a la nación, etc. etc. Nada es suficiente para demandarle que entregue la banda presidencial.

El país caería en una sin razón política de graves consecuencias sociales y económicas. ¿Qué hay que esperar un levantamiento en su contra? A lo mejor sí, pero quién es el valiente que se avienta, cuando él, López Obrador, sube a la gloria todos los días al Ejército y a la Marina.

Le dio muerte jurídica al Estado Mayor Presidencial y ahora todo el Ejército es “su” EMP. Y como conductor del mañanero de PN, usted lo ve todas la mañana de traje y corbata nuevos. ¿Es posible eso con un salario de 108 mil pesos al mes? Los conductores o conductoras profesionales de los noticieros de televisión no repiten jamás la vestimenta con que aparecen.

Igual está el señor Andrés. Pero ¿quién replica? De los conductores que suelen también ser periodistas, son casas dedicadas al negocio de vestidos para mujeres y trajes para hombres, las que los visten… pero es a cambio de publicidad. Con el presidente, ¿cómo y de a cuánto será el estrenar traje, chamarra o guayabera todos los días?  ¿Será honesto el intercambio o estamos estrenando modelo de corrupción? La tropa del periodismo tiene tarea para investigar. No hay que permanecer impávidos ante el espectáculo de ver al presidente con traje nuevo todos los días. No tendría clósets suficientes en su casa de Tlalpan.