Las otras guerras de AMLO

revista4Q / 30 de 04 2019 / Por Juan Chávez

Rechazó la propuesta que en octubre pasado le hizo el millonario de México Carlos Slim para que le dejara operar el NAIM. También, en plena operación anticorrupción, el que dice estar construyendo la cuarta transformación de México, no puede o no sabe cómo detener la caída de las afores, que constituyen los ahorros de los trabajadores para su pensión.

A marzo, la economía mexicana registraba severa contracción en el primer trimestre de 2019. El Producto Interno Bruto (PIB) retrocedió de enero a marzo a 0.2%. “El PIB, reportó Expansión, no escucha a AMLO”. 
Son las otras guerras, silenciosas pero perjudiciales, que el tabasqueño está enfrentando. Es el mundo de la economía, en el que no atina y tira puros palos de ciego.

Bloomberg reportó que de puño y letra, Carlos Slim le escribió una carta a López Obrador para salvar la construcción del aeropuerto de Texcoco, pero el presidente no quiso atenderlo y se fue a su consulta para decretar lo que él quería, tumbar el ambicioso proyecto seguramente porque a él no le pareció “bueno”, más que nada, porque ensombrecería su perfil político.

Slim tenía recursos invertidos en el que iba a ser el Nuevo Aeropuerto Internacional de México, a través de las afore y contratos con Carso Infraestructura. 
El lunes, AMLO se sacudió la acometida de la prensa y, sin proporcionar mayores detalles, simplemente dijo “Acabo de ir a comer con Carlos Slim la semanada pasada, fue una buena conversación”.

En las afore, las comisiones de las administradoras superan a los ingresos de sus rendimientos, lo que resulta una infamia, dado que son los dineros de los trabajadores los que propician ganancias millonarias a los bancos que las administran. 
Y por lo que hace al crecimiento de la economía, ese 0.2%, resulta el más modesto en casi 10 años.

Son las guerras silenciosas que harán retumbar al pueblo, cuando sienta que la 4T solo le acarrea panoramas tristes y desoladores en los bolsillos de su economía familiar, ya exigua de por sí.