Estadísticas contra AMLO

revista4Q / 26 de 05 2019 / Por Juan Chávez

Como se lo fijó el periodista Jorge Ramos (The New York Times), a AMLO no le cuadran las cifras en la violencia desatada por el crimen organizado en México.

Y aunque las cifras oficiales estén dictando que el primer trimestre de 2019 es el más violento, el presidente, de gira en Veracruz, donde la masacre de 14 personas en Minatitlán el viernes santo sacudió a la nación, él ofreció paz y seguridad en seis meses más.

Declaró que concluidos sus programas sociales y con la Guardia Nacional de punta de lanza, las cifras de crímenes dolosos apuntaran a la baja.

Pero no tiene remedio: las cifras son las cifras, y como Confucio lo estableció hace cientos de años, son las que afirman los conceptos, sean políticos, religiosos, culturales o deportivos.

Los números hablan. No hay que interpretarlos siquiera.

Por eso, el hecho de que en el primer trimestre de este 2019 se hayan cometido 8,400 homicidios es un hecho real que no puede ser contradicho: es el trimestre más violento de la historia reciente de México.

Sumadas esas víctimas a las 2,879 de diciembre, el primer mes del gobierno obradorcista, dan un acumulado de 11,360 asesinatos.

Algo que permite subrayar que la inseguridad sigue sin freno… muy a pesar de que en las entrevistas mañaneras de Palacio Nacional se sostenga lo contrario.

Por si fuera poco, y es otro dato estadístico, la tasa de desempleo, en marzo, ascendió a 3.56%, el nivel máximo en 28 meses.

De acuerdo a cifras de la Encuesta Nacional de Ocupación y Empleo del Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi), la desocupación significativamente mayor fue en las áreas urbanas: 4.23%, al margen de que en el mercado laboral persiste la informalidad laboral, con 57.11% de los sitios de ocupación.

Las estadísticas pues, están contra López Obrador que, por cierto, ni sufre ni se acongoja, a pesar de ya no tener el chirrión por el palito.