Miércoles de penitencia

revista4Q / 17 de 04 2019 / Por Juan Chávez

La Iglesia católica no marca nada para el día miércoles. Cómo que le es inocuo y simplemente lo señala como día de penitencia.

En los evangelios pasa igual: pasa desapercibido, totalmente insustancial, como si no fuera la víspera del Triduo Pascual, es decir, la inmediación de los importantes días de la Semana de la Pasión que le siguen: Jueves de la Última Cena, Viernes de Crucifixión , Sábado de luto y Domingo de Resurrección.

Triduo Pascual es la denominación de los tres relevantes días de la cristiandad en la Semana Mayor.

Esos días aluden a la última reunión de Jesús con sus 12 apóstoles que en realidad fueron 13, si contamos a María Magdalena como el “apóstol de los apóstoles”, y la traición de Judas, que mediante un beso lo entrega a los romanos; al día de la condena por los judíos que demandan a Pilato su muerte en la cruz y al domingo de Resurrección.

María Magdalena es la única que acompaña al Cristo en los actos relevantes de la Pasión.

Este miércoles es pues de penitencia. No sucedió algo que lo definiera o precisara. Por eso la Iglesia, para enzarzarlo en la Semana Santa, simplemente lo remite a un día de penitencia.

Tan de penitencia como la pasó López Obrador en su mañanera de ayer martes, que no supo que las leyes reglamentarias de las reformas constitucionales que hicieron nacer legalmente a la Guardia Nacional, están ya en el Senado, cuyo líder político, Ricardo Monreal, piensa remitirlas a un periodo extraordinario para su discusión y aprobación.

AMLO, que trae ahora su cuento contra las gasolineras que venden el combustible más caro, ha quedado estancado e ignorando que la legislación reglamentaria señala que municipios y gobiernos de los estados absorberán los gastos que generen los operativos de la GN, simplemente declara:

“¡No es cierto!”.

Pero el proyecto de esas leyes es claramente explícito y eso va a generar serias controversias.

Digamos que el martes fue exactamente de controversia, como lo precisan los libros sagrados y el miércoles, que la prensa difundirá la ignorancia de López Obrador respecto a la proyectada legislación secundaria de la Guardia Nacional, se consagrará, indiscutiblemente, como día de penitentes.