JUVENTUD DEL ORBE CONTRA ABULIA DE GOBIERNOS

revista4Q / 19 de 03 2019 / Por Juan Chávez

Mientras aquí López Obrador licitará su proyecto de refinería en Dos Bocas, Tabasco, en 123 países jóvenes estudiantes dejaron las aulas para protestar contra los gobiernos que nada hacen por detener el calentamiento de la Tierra. El pasado viernes fue el día de la juventud preocupada por el cambio climático que amenaza al planeta con fenómenos naturales que antes no se registraban.

"¿Si cambia el clima, por qué no cambiamos nosotros?", fue la consigna de los estudiantes de todo el mundo que salieron a la calle a exigir medidas decisivas contra el calentamiento global.

La adolescente sueca Greta Thunberg tuiteó a jóvenes de 123 países para llamar a la más gigantesca manifestación registrada hasta ahora a nivel mundial. Se ha estimado que la convocatoria de Greta dio como resultado unas dos mil marchas en muchas ciudades del planeta.

La huelga estudiantil denunció la inacción de los gobiernos para detener los efectos del cambio climático, esquema en el que, desde luego, la planta de refinación de AMLO es una cachetada a los jóvenes.

"No soy el origen de este movimiento. Ya estaba allí. Solo requería una chispa para encenderse", dijo Thunberg, mientras un manifestante agitaba una pancarta con un juego de palabras en alusión a su compañera, propuesta esta semana para Premio Nobel de la Paz.

En Madrid, en una marcha de unos cuatro mil jóvenes, se denunció: "Hay más plástico que sentido común".

A Nueva Zelanda se le consideró el punto de partida, con manifestaciones de centenares de estudiantes, incluido Chistchurch, donde el sangriento atentado a dos mezquitas llevó a la policía a acordonar el centro de la ciudad.

"Están destruyendo nuestro futuro", "No hay un planeta B", rezaban algunas de las pancartas. La consigna más repetida fue: "Si ustedes (gobiernos) no actúan como adultos, nosotros lo haremos".

La demanda central fue que los gobiernos cumplan con el Acuerdo de París de 2015.

En París, precisamente, entre 29 mil jóvenes, según la policía y 40 mil, según los organizadores, se leía en algunos carteles: "Y uno y dos o tres grados (de calentamiento) es un crimen contra la humanidad".

El calentamiento sigue adelante y obras como la de Dos Bocas no le hacen precisamente lo que "el viento a Juárez". Con la refinería habrá más dióxido de carbono en el cielo de Tabasco.

A pesar de 30 años de advertencias sobre las graves consecuencias del calentamiento global, las emisiones de dióxido de carbono alcanzaron niveles récord en 2017 y 2018. La mayoría de los científicos está de acuerdo en que, al ritmo actual, el planeta puede convertirse en un lugar inhabitable.

El Pacto de París exige contener el aumento de la temperatura del planeta "por debajo" de +2°C e idealmente +1.5°C respecto a la era industrial.

Pero el planeta está actualmente en camino de duplicar esa cifra... sobre todo si se incita al consumo de energía sucia, como la que produce el petróleo, y no se alienta la producción de energía limpia o renovable.

El grupo Intergubernamental de Expertos sobre el Cambio Climático de la ONU advirtió en octubre pasado que solo una completa transformación de la economía global y de los hábitos de consumo podría impedir una catástrofe climática.