Feministas y la refinería

revista4Q / 12 de 03 2019 / Por Juan Chávez

Tan controvertidas como las posturas de AMLO, son los temas de esta entrega. Sí, porque las féminas, en su movimiento, han tomado la calle para responder a López Obrador y porque éste, ha entrado en abierta controversia contra la secretaría de Hacienda.

Concretamente, contra el subsecretario Arturo Herrera que declaró al periódico británico Financial Time que se aplazaría la construcción de la refinería de Dos Bocas para destinar los 2 mil 500 millones de dólares que se invertirían inicialmente a incrementar la alicaída producción de petróleo.

Pero en la "mañanera" del mismo martes, López Obrador declaró que el proyecto se terminará en tres años y anunció la posibilidad de que el 18 de marzo se dé a conocer la licitación.

La refinería es uno de los proyectos consentidos del mandatario y de seguir la altercación, quizá el subsecretario Herrera sea invitado a dejar el puesto.

Aunque a él le asiste la razón. La refinería requiere de petróleo y si no lo hay, para que erigirla, aparte de que el país estaría montado en seguir produciendo energía sucia.

Pero AMLO es así: obcecadamente necio y dueño, como sostiene, de los hilos del poder.

Las mujeres, sin halaracas, mientras tanto, ya se convirtieron en serias contestatarias del presidente. Y lo van a ver las suyas.

Tomaron la calle, el micrófono, se treparon a los monumentos y marcharon en protesta y con motivo del Día de la Mujer para dejar claro que van a luchar por sus derechos.

En concreto, aparecieron como contestatarias del mandatario que dice ya no tener partido... aunque se sepa que Morena no quedará huérfano.

Las mujeres resignificaron lo que parecía imposible: estar listas a atajar los equivocados mandatos del presidente que les afectan directamente.

En pancartas le reclamaron la decisión de cancelar el programa de estancias infantiles, la indefinición sobre el refugio para mujeres (e hijos) que viven en violencia extrema, la negativa de pronunciarse sobre el aborto.

Claro, también protestaron contra la ola de feminicidios y demandaron protección total para las niñas víctimas de secuestro.

Total, la calle es el pretil de combate de las mujeres; su balcón desde el que van a protestar siempre contra los dictados autoritarios del presidente que les afecten.

Las mujeres van a demostrar, en los dos mil días que le quedan a López Obrador luego de su fasta celebración de los primeros 100, cómo se frena ese autoritarismo.

El descontento empieza. Ha prendido una flama ardiente en Morelos por la termoeléctrica de la Huexca y ya hubo un movimiento bajo la "pañoleta verde", similar al parisino de los "chalecos amarillos".

Hay ya, pues, contestatarios efectivos... Un camino al necesario contrapeso.