"No puede ser que te insulten en público y quieran reconciliar en privado" (J.P. Castañón, mayo 17, 2018)

AMLO y las zalamerías de Salazar Lomelín

revista4Q / 06 de 03 2019 / Por Gustavo Cortés Campa

Luis Echeverría apretaba la quijada en un rictus iracundo cuando ordenó: "Nos vamos".

De inmediato, el Estado Mayor comenzó a abrir una brecha a empujones, puntapiés y órdenes tajantes de abrir espacio para la salida del presidente de la República en medio de una multitud apretujada de empresarios, ejecutivos de empresas, prelados católicos, catedráticos, periodistas.

Era la tarde del 18 de septiembre de 1973. Las exequias de Eugenio Garza Sada. El abogado Ricardo Margáin Zozaya, presidente del Consejo Consultivo del Grupo Monterrey, pronunciaba la oración fúnebre y en una audacia que sorprendió a todo el país, hizo alusiones inequívocas en sentido de que el asesinato, en un intento de secuestro, del máximo líder empresarial regiomontano por miembros de la Liga Comunista 23 de septiembre era consecuencia directa de un clima de enfrentamiento, descalificaciones y acusaciones hacia el sector empresarial desde la cúpula del gobierno.

De hecho, el ambiente en el cementerio de Monterrey se había tensado en los 45 minutos del tránsito del féretro desde La Purísima, donde una multitud gritaba al paso del presidente de la República: ¡Echeverría asesino! ¡Chinga tu madre! ¡Lárgate de aquí!" (Ningún diario de la época se atrevió a reproducir esas expresiones)

El ambiente de fuerte tensión, de rompimiento total, era insostenible a los ojos del gobierno y se intentó una distensión.

Se integró una "comisión gubernamental" con Porfirio Muñoz Ledo (secretario de Trabajo) y Víctor Bravo Ahúja (secretario de Educación). Por parte del Grupo Monterrey, Roberto Guajardo Suárez, Virgilio Garza y Eugenio ("Genito") Garza Lagüera.

De entrada, Muñoz Ledo les dijo: "Señores, vamos a encontrar el diálogo: Nosotros no fuimos". (Pero el mismo Porfirio había mencionado, entre los dimes y diretes previos a la tragedia, algo así como que "Garza Sada era una amenaza para el sistema")

Por eso mismo, la reacción de Guajardo Suárez fue algo más que iracunda: "¡No seas cobarde! ¡No te retractes! ¡Dijiste que nosotros éramos unos hijos de la chingada, ahora te conservas!". (Cabe señalar que, no mucho tiempo después, Guajardo Suárez se convirtió en un "echeverrista de hueso colorado")

La negociación hasta ahí llegó. La tensión entre la empresa privada y el gobierno dio paso a la integración del Consejo Coordinador Empresarial como una "cúpula de cúpulas" de organizaciones del capital privado, en 1976.

El columnista especializado Rodrigo Pacheco, de Excélsior, comenta que la organización nació en ese año "como respuesta a la creciente intervención del gobierno en la economía y las políticas populistas. La política del organismo es coordinar políticas y acciones de los organismos empresariales e identificar posiciones estratégicas con soluciones específicas que contribuyan a diseñar políticas públicas para elevar el crecimiento económico y el nivel de competitividad. Como interlocutor, el CCE trabaja para impulsar el libre mercado, democracia plena, responsabilidad social y equidad de oportunidades para la población" .

Y LOS ARCHIVOS DEL CISEN CONFIRMARON LA SOSPECHA

El 17 de septiembre de 1973, Eugenio Garza Sada, de 81 años, fue asesinado en las calles de Monterrey, al ser interceptado por un comando de la Liga Comunista 23 de septiembre, con participación de la Liga Leninista Espartaco, El chofer se enfrentó decididamente a los seis atacantes, dos de los cuales murieron. El ayudante, chofer y el mismo Garza Sada murieron acribillados.

Se supo que la intención original era el secuestro y pedir cinco millones de pesos por el rescate. Desde ese mismo momento, en Monterrey, la percepción general de la población era que el gobierno de Echeverría tuvo qué ver en el crimen.

Y sucedió que más de 20 años después, el periodista Jorge Fernández Menéndez aprovechó la desclasificación de los archivos de la Dirección Federal de Seguridad (ya reconvertido ese cuerpo en CISEN) para una acuciosa investigación en miles de documentos para encontrar que en el expediente 1-219-972, en legajo 2, hojas 46 y 47, que "el asesinato fue una acción consentida, conocida previamente y realizada con el Visto Bueno del presidente Luis Echeverría".

CASTAÑÓN Y SALAZAR: DEL ENFRENTAMIENTO A LOS APAPACHOS

Desde que ejerció el gobierno de la ciudad de México (2000-2005), Andrés Manuel López Obrador mantuvo una posición entre crítica y agresiva hacia el sector empresarial del país.

Ya en su tercera candidatura en pos de la presidencia, AMLO comenzó a señalar al empresariado como "minoría rapaz", entre otros señalamientos infamantes.

En los últimos meses de la campaña electoral el tono del enfrentamiento subió en agresividad. Fue cuando el presidente del Consejo Coordinador Empresarial (CCE), el sinaloense Juan Pablo Castañón salió a responder directamente.

Un mes antes de las elecciones, dijo: "La sociedad mexicana está ante dos opciones: regresar al proteccionismo donde el gobierno emplea los recursos económicos y políticos para subsidiar y proteger con políticas generalistas a muchas personas y hacer política clientelar y, probablemente, cerrar unas áreas de la economía hacia el exterior, o continuar y profundizar un modelo de apertura, de competitividad, que nos lleve a solucionar los problemas de pobreza, a través de trabajo y no a través de regalar dinero que contribuimos las personas que generamos impuestos".

El 17 de mayo de 2018, Castañón dijo, en declaraciones a Forbes-México: "Tengo muy en claro tres cosas: los empresarios son el motor de la economía del país; en estas elecciones está en juego la construcción del modelo del siglo XXI y no estamos dispuestos a perder libertades que hemos ganado en las últimas décadas para crear y hacer crecer los negocios".

Y añadió el ahora ex-presidente del CCE: "¿Qué están viendo en la sociedad, qué expresan los periodistas, que a lo mejor nosotros no estamos viendo? ¿Están viendo, a la mejor, a un personaje que es probable que llegue a la presidencia de la República que no va a respetar a las instituciones? ¿Están viendo a un personaje que va a ser intolerante, que no acepta que los demás piensen diferente a él? ¿Están viendo eso, y eso les preocupa a los medios de comunicación?

"¿O estamos viendo que vamos a perder libertades y por tanto entonces debemos ser prudentes para después negociar en qué marco de libertad ese gobierno nos va a cooptar?"

Ante eso, Castañón encontraba una dificultad: "No puede ser que te digan, insulten en público y se quieran reconciliar en privado".

Por su parte, en esas mismas fechas, el Consejo Mexicano de Hombres de Negocios publicó un desplegado titulado "Así no", donde exigieron respeto y señalaron: "No es denigrando ni calumniando como se establece y fortalece una relación constructiva y de confianza con el sector productivo empresarial".

Pero el 27 de febrero, el nuevo presidente del CCE, Carlos Salazar Lomelín dio un vuelco.

Dijo frases que provocaron estupor entre los miembros del Consejo, tales como "¡En la Cuarta Transformación usted no está sólo! Proponemos eliminar la pobreza extrema en seis años ¡Hagamos historia, nosotros le ayudamos! ¡Podemos movilizar a los sectores más organizados de la sociedad! Un buen ejemplo de la colaboración es el programa Jóvenes construyendo futuro en el que se tienen identificados con 80 mil empresas que darán cabida a miles de jóvenes para su entrenamiento y preparación para una vida productiva".

Y al final, Salazar Lomelín ya parecía más bien un líder seccional de Morena que el máximo dirigente nacional del empresariado, al exclamar al parecer muy emocionado:

"México cree en usted, señor presidente. Estoy seguro que el entusiasmo que ha generado al abordar metas tan complejas como el robo de combustibles (¿?) será poco comparado con la pasión que puede despertar el combate a la pobreza y la promoción de la inversión".

Y el presidente López Obrador aplaudió de pie con gran sonrisa. Pero... de seguro que Yeidckold Polensky, Mario Delgado, Martí Batres, Fernández Noroña y otros personajes están muy preocupados: ¡Tienen ya fuerte competencia!


--0-0-0-0-0-0---0-0-0-0-0-0-0-000-