Crítica mamona a AMLO

revista4Q / 26 de 02 2019 / Por Juan Chávez

Desde que tomó posesión, AMLO impuso estilo y sus propios protocolos. Se le ha criticado en las redes y los medios, que no saludara al Lábaro Patrio en la ceremonia del Día de la Bandera celebrada en Chetumal, Q.R. No lo ha hecho desde que saliera del Palacio de San Lázaro, ya con la banda presidencial cruzada en su pecho.

Se detuvo, respetuoso, frente a la bandera de la escolta del Colegio Militar y el abanderado esperó que el nuevo presidente se cuadrara para responder el saludo a la bandera del mandatario. Fueron instantes que se hicieron largos... hasta que el militar abanderado decidió inclinar el lienzo tricolor para saludar al nuevo jefe de la nación.

Fue la bienvenida de los símbolos patrios al Presidente que estrenaba mandato.

Extraña a quienes no advirtieron ese que pudo haberse considerado un desdeño a la Bandera o lo peor, "alguien que así nos quiere gobernar" y que ahora, el 24 de febrero, ha vuelto a repetirse ante la monumental bandera que se izaba en la plaza de Chetumal sin que López Obrador se cuadrara militarmente, como la ley de los símbolos patrios lo señala.

Pero no es novedad, López Obrador ha impuesto y sigue imponiendo sus protocolos. Dispuso el retiro de las barras metálicas que impedían al pueblo acercarse a Palacio Nacional y le quitó a la Puerta de Honor todo simbolismo de entrada y salida exclusiva para el presidente de la República. Exclusividad en la que la banda de Guardias Presidenciales tocaba la Marcha de Honor.

Ahora no hay nada de eso y por esa puerta entran y salen los miembros del gabinete presidencial y los invitados del presidente de alto nivel. 
No hay más gurús en torno a la figura presidencial y no hay motivos para preocuparse porque salude o no a la Bandera. La crítica sobre este tema, es mafufa.

Motivo de preocupación, en cambio, son los análisis de las calificadoras a los golpes que AMLO le está dando a la economía y donde las casas analistas internacionales ven en Pemex "el punto débil" de la administración obradorcista. 
La Ley sobre las características y el uso del Escudo, la Bandera y el Himno Nacionales, por cierto, ha sido la más vulnerada desde que apareció en los horizontes normativos de México, allá por los años 60 del siglo pasado.

¿Quién sabe de su existencia? Y ahí se consagran los protocolos a nuestros símbolos patrios, desde el Presidente hasta los niños de kínder. ¿Pero usted se pone de pie cuando escucha el Himno Nacional? ¿Saluda civilmente a la Bandera? Si lo hace que, qué bueno. Si no lo hace, ¿quién le reprocha?. 
Eso sí, la falta de respeto a los símbolos patrios, es remitida a los ordenamientos penales. Pero saludar o no, no pasa de ser obligación civil.