La Huexca, Brexit de AMLO

revista4Q / 25 de 02 2019 / Por Juan Chávez

Tras el sí o tras el no, López Obrador actúa como novia de pueblo. Pero igual de convenenciero que la pueblerina que espera impaciente que alguien le pida ser su novia, y tiene viva ya, muy viva la respuesta, así está el presidente López. El "sí" se da por hecho, está concebido por delante, por conveniencia.

El caso de la termoeléctrica de La Huexca (aunque dejemos abandonada a la novia pueblerina), AMLO lo despachó en su "mañanera" de este lunes: 
"El 59% de los votos estuvieron a favor de la operación del proyecto y 40.1% en contra". Por lo mismo, anunció, el proyecto estará operando este mismo año.

En el "Brexit" de López Obrador participaron 36 municipios de Morelos, 15 de Puebla y 9 de Tlaxcala y se llevó a cabo no obstante el asesinato del líder principal opositor de la puesta en marcha de la termo, Samir Flores, la madrugada del miércoles pasado. 
Esa ejecución en las vísperas de la consulta, además de haber generado marchas de protesta, incitó a parte de los opositores a incendiar boletas y urnas en la zona de Amilcingo, donde Flores fue acribillado en lo que se calificó como "crimen político".

La planta ya está construida pero no operaba. Hace falta la construcción de un gasoducto y un acueducto. Nomás por esto, AMLO la considera una de todas "las obras inconclusas de los gobiernos anteriores y cada año se pierden 4 mil millones de pesos por el abandono de la planta de energía eléctrica".

Según las cifras dadas a conocer por el tabasqueño, en la consulta participaron 106 mil 94 votantes, de los que los que alrededor de 48 mil votaron por el "no"; apenas si se consiguió una aprobación arriba de 50 mil. 
Es decir, AMLO con 59.5% de votos por el sí, se dispone a echar andar la termoeléctrica que en su fase constructiva se llevó a cabo sin consulta y hasta ocasionó represión.

En "el gobierno anterior se impuso esta obra sin consulta, se facetaron comunidades, incluso hubo represión y se creó todo un movimiento contrario a la termoeléctrica y al gasoducto, pero teníamos que enfrentar este asunto", dijo. 
La cuestión toral en su gobierno, es la contradicción precisamente en obras de la administración anterior, bajo ese estigma de consultar a la población para poner a salvo la decisión desgastante que le corresponde a él como mandamás del país.

Destruyó el Nuevo Aeropuerto Internacional de México (NAIM) que registraba en sus obras un avance de casi el 40 por ciento, lo que significó al erario nacional pérdidas por cientos de miles de millones de pesos y ahora echa andar, consulta de por medio, la termo de La Huexca en Yecapixtla, en la zona bronca de Morelos, donde la figura de Emiliano Zapata ronda en la mente de muchos morelenses dispuestos a levantarse en armas por esa "imposición consultada" de López Obrador.

Veremos, no lo dude, un presidente que no aparecerá en esa entidad del sureste por algún tiempo, y menos en la zona caliente que vio a Zapata levantarse en armas. A no ser que su desafío raye en los absurdos de la irresponsabilidad.