AMLO y la 'ingeniería política'

revista4Q / 19 de 02 2019 / Por Juan Chávez

Morena tiene ya la mesa puesta para que tanto en el Senado como en la Cámara de Diputados, la iniciativa que creará la Guardia Nacional, pase con mayoría calificada y se constituya en reformas a la Constitución.

Ya no habrá impedimentos. La máquina del dueño de Morena, el presidente López Obrador, echó a andar la "ingeniería política" y de pasó terminó por echar al precipicio al PRD.

Mató dos pájaros de un tiro y se hizo de la mayoría constitucional en la cámara Baja "renunciando" del PRD a 9 diputados.

Ya en el Senado, Ricardo Monreal, el dueño de la mayoría morenista, le tiene listo a su jefe la aprobación del dictamen que pasó en comisiones con el abandono de la sesión de los senadores opositores (PAN, PRI) y que este jueves será aprobado por el pleno.

El dictamen va ya como lo quiere AMLO, un chaleco a su medida para que el mando no sea civil y la minuta corra traslado inmediato en San Lázaro, para que la semana entrante, quizá el martes 26, sea aprobado por los diputados morenistas y los 9 que han renunciado al PRD, con lo que se integra la requerida y ansiada mayoría calificada con 335 votos.

De tal suerte, las reformas constitucionales de la guardia nacional entrarán al carro del Constituyente Permanente como simple fórmula. Ya no hay forma de detenerlas y frenar ese cuerpo que según el gobierno obradorcista, devolverá la seguridad y la paz a la sociedad, atosigada por el crimen organizado.

Pero este es el cuento oficial.

Y lo lamentable es que se encienda la mecha de un futuro nada halagüeño. El Ejército, concretamente el secretario de la Defensa, comandará esa guardia y el Ejército se convertirá en el ente más poderoso del país, inclusive, más que su comandante supremo, López Obrador, que sólo lo es por formulismos constitucionales.

México va a entrar a los terrenos del autoritarismo que crea una guardia que al paso del tiempo, pueda que el autor no pueda controlar, menos cuando le ha entregado poderes inmobiliarios y el dinero que produzca el aeropuerto de Santa Lucía, muy en ciernes todavía, pero que si llega a cuajar, le dará al Ejército la potestad del dinero.

Los aleteos del presidente de la Comisión Nacional de Derechos Humanos, quedaron como eso: simple aletada.

Luis Raúl González Pérez dejó caer la profecía en el mismo Senado, al participar en el teátrico "Parlamento Abierto" para la creación de la Guardia Nacional.

"Es una apuesta riesgosa para la democracia y la institucionalidad civil. Si se les concede poder económico, se afianza su poder político y se les deposita como potestad esencial el monopolio estatal del uso de la fuerza".

Es peligroso conceder a las fuerzas armadas "poder inmobiliario, económico y polític", precisó el ombudsman.

Con dinero, reza la sentencia popular, baila el perro. Pienso que el bailado pueda ser el presidente que ha asegurado no arrepentirse de haber designado al general Luis Cresencio Sandoval González como secretario de la Defensa Nacional.

La historia de la cuarta transformación, de hecho, comienza cuando la guardia nacional entre cabalmente en funciones... aunque no habrá que asustarse si la vemos en pleno ejercicio antes de que el mes termine, por el artículo transitorio que López Obrador reprochó a sus diputados haberlo suprimido y que el Senado de Monreal se apresuró a "componer".