Toques inalámbricos de Bartlett

revista4Q / 12 de 02 2019 / Por Juan Chávez

Así como en 1988 se le cayó el sistema para impedir que Cuauhtémoc Cárdenas fuera presidente de México, así ahora, como director de la Comisión Federal de Electricidad, Manuel Bartlett ha empezado a repartir "toques inalámbricos".

Resulta temeraria la acusación que lanzó a una decena de ex funcionarios, entre ellos al ex presidente Felipe Calderón, con la anuencia y felicidad de López Obrador.

Bartlett ha sido capaz de todo en su vida pública, con tal de mantenerse en el poder.


Es, quizá, el único sobreviviente de eso que a menudo citaba en campaña el tabasqueño, la "mafia del poder".


En su primera aparición pública al lado del presidente en la "mañanera" del lunes en Palacio Nacional, pudo, con sus acusaciones a esos ex servidores públicos, que le cuestan al erario federal 21 mil millones de pesos al año, untarle mucho de la grasa que destila como miembro de la "mafia del poder".


Por el que ha sido secretario de Gobernación, legislador y gobernador de Puebla, Andrés Manuel puede estar impregnado de los artificios que más bien son cosas de arte maléficas del ejercicio del poder de Bartlett.


Bartlett fue secretario de Gobernación de Miguel de la Madrid y por la ley electoral de entonces, el encargado del proceso electoral en el que compitieron Carlos Salinas de Gortari, Cuauhtémoc Cárdenas y Manuel J. Clouthier.


No había entonces ni IFE ni INE.


Así que también le correspondía, entre 10 y 11 de la noche de ese 6 de julio de 1988, salir a los medios a anunciar al triunfador de la elección presidencial. No sucedió así y fue cuando inventó esa "caída del sistema".


El triunfo habría correspondido a Cárdenas, que recién, con Porfirio Muñoz Ledo y otros allegados, había abandonado el PRI, al negársele la candidatura presidencial.


Pero Cárdenas no quiso entrar al pleito poselectoral y Clouthier, aunque protesto por los resultados, no fue mayor enemigo para Salinas. Murió al poco tiempo en Sinaloa, en un accidente en carretera, según se dijo, arrollado su vehículo por un tráiler.


Bartlett tiene en López Obrador el títere más grande para moverlo a su antojo. Y para tenerlo feliz, es que plantea las cláusulas inmorales de los contratos con las empresas IEnova, EnergyCarso y Transcanada por siete ductos que están sin funcionar y que afectan la producción de fluido eléctrico que la CFE ha bajado a la mitad de lo que producía.


Lo cierto es que los ductos están paralizados por causa de fuerza mayor, una de ellas es el combate al huachicoleo iniciado por López Obrador.


Las insensatas acusaciones de Bartlett van a ser tema de soberanos escándalos. Y quizá, porque AMLO ya pidió a la Fiscalía de Alejandro Gertz que "tome nota", arriben a los tribunales penales y civiles, por los daños al buen nombre de los implicados, por la que se me antoja bautizar como "pareja infernal": Bartlett y López Obrador.