Una hazaña que nadie antes había logrado

China encuera a la Luna

revista4Q / 05 de 02 2019 / Por Juan Chávez

Change, en chino, quiere decir la diosa que vive en la Luna.

Chang?e 4 es la sonda que China alunizó en la parte oscura del satélite la mañana del 3 de enero de 2019.

Un hito en la historia que dejó totalmente al descubierto, para los avaros ojos de la ciencia, a la totalidad del cuerpo celeste.

Una hazaña que nadie antes había logrado, aunque la NASA consiguió fotografiar esa cara escondida del satélite terrenal en sus expediciones ?Apolo?.

Programas espaciales pioneros como el soviético o el estadounidense ya alcanzaron hace más de medio siglo fotos de esa facha lunar pero nunca han alunizado allí, pese a que en 1962 una misión no tripulada estadounidense lo intentó sin éxito.

China confirmó que esa parte oculta, es muy distinta a la que todas las noches muestra la Luna. Esta es plana y con algunos cráteres. La parte escondida es de capa gruesa, con altas montañas y extensos cráteres. Es predominantemente rocosa.

Las fotografías del aparato rastreador muestran esa cara que nadie antes había captado en forma panorámica para regocijo de los estudiosos y las esperanzas de los científicos de ir más allá de los espacios cósmicos que ya han tocado con sus sondas.

Los científicos del país asiático se colocan en la delantera porque lograron, con su sonda Chang?e 4, generar vida en el astro que se encuentra a más de 400 mil kilómetros del mundo.

Hizo brotar los retoños de semillas de algodón y remitió a la Tierra gráficas del tallo de uno de ellos y su crecimiento antes de que la larga noche lunar, con sus temperaturas congelantes, lo ?matara?.

Con ello, los expertos chinos dieron por concluido el ensayo de que semillas de otros vegetales brotaran y de que alcanzaran el siguiente paso de su transformación, las larvas de gusanos de seda y de moscas que viajaron en cápsulas de la sonda que alunizo luego de separarse del cohete espacial que China lanzara el 8 de diciembre de 2018, con un retraso, informó la agencia oficial Xinhua, de tres años.

La sonda, que incluyó un módulo y un vehículo explorador, fue lanzada el pasado 8 de diciembre por un cohete Gran Marcha 3B desde el centro de lanzamiento de satélites Xichang, en la provincia de Sichuan, en el suroeste del enorme territorio chino.

La información la transmite el Chang?e 4 a través del satélite enlace Queqiao que rota en torno a la Luna, dado que esa cara oculta imposibilitaría la tarea de la sonda porque esa parte de su cuerpo jamás da la cara al planeta.

Según la Administración Nacional del Espacio de China (ANEC) la misión realiza tareas de observación astronómica de radio de baja frecuencia, análisis de terreno y relieve, detección de composición mineral y estructura de la superficie lunar poco profunda y medición de la radiación de neutrones y átomos neutrales para estudiar el medio ambiente en la cara oculta de la Luna.

En otras palabras, China experimenta ?encuerar? al cuerpo celeste que rota en torno a la Tierra, a la que acompaña en su eterno viaje alrededor del Sol.

---0---

Habrá de saberse por qué el satélite provoca las mareas del mar, aunque el fenómeno aparezca, en infinidad de poesías, como esfuerzos que su amado, el mar, hace desde sus profundidades en pretendido sueño por alcanzar a ese amor imposible que es la Luna.

La poesía, no obstante, la coloca como una mujer que se entrega a su amado en las noches de plenilunio, cuando su brillantez se hunde en el mar.

Luna y mar, en las inmensidades se aprecian inseparables. En el horizonte se juntan.

Hay otro poema que considera a la Luna el foco de la Tierra.

Y hay canciones en que se le consagra como mensajera del amor. Esta es parte de una:

?Luna, lunera cascabelera/ ve y dile a mi amorcito/ por Dios que me quiera?

Una más destila nostalgia: ?Como la Luna/ cuando se retrata/ en un lago azul?

Hay otra festiva de ensueño: ?Los aretes que le faltan a la Luna/ los llevó colgados en el corazón?

Y la consentida, nacida precisamente del corazón mismo de la poesía lunera, canta así: ?De las lunas/ la de octubre/ es más hermosa/ porque en ella/ se refleja la quietud/ de dos almas/ que han querido/ ser dichosas, al amparo/ de su eterna juventud?

---0---

National Geographic, en enero de 2016, publicó en un reportaje:

?La Luna, además de ser nuestro satélite, siempre ha sido un foco en la noche, y todas las culturas que han habitado la Tierra, siempre le han dado la categoría de deidad, culpándola o adorándola por su influencia sobre el ser humano, la propia Tierra, o las criaturas que habitan en ella.

En casi todas las culturas se le ha dado un carácter femenino, y en otras tantas un cierto componente oscuro y antagonista con el Sol.

Se le atribuye el poder de cambio dentro de las bestias antropomorfas, como el hombre lobo??

La revista consigna igualmente la leyenda de que una noche ancestral, la Luna bajó a la Tierra y se quedó enredada entre las ramas de un árbol. En ese momento apareció un lobo y la empezó a acariciar con su hocico y jugaron toda la noche, hasta que ella volvió al cielo y el lobo al bosque, y esta, le robó la sombra al cánido para recordarle por siempre y él desde entonces, le aúlla en las noches de luna llena para pedirle que se la devuelva?

A la Luna le es atribuido también el poder esotérico de reunir a las brujas en sus aquelarres nocturnos, cuando la Luna luce todo su brillante esplendor en los cielos azules, en un primer plano de los millones de estrellas que se pasean en la galaxia a la que pertenece nuestro humilde y muy modesto sistema solar.

En buen romance, la Luna podrá no ser el foco en las fases nocturnas del planeta, pero es foco, eso sí, de inspiración romancera desde que el hombre aprendió a escribir y muchos siglos antes de que el papel apareciera, hay mitos y leyendas lunáticas inscritas en las piedras de antiguas civilizaciones.

Hay una prosa poética conmovedora bajo el título de ?Una historia de amor entre la luna y el mar?, que la revista 4Q, para su deleite, reproduce en el recuadro ilustrado por una foto donde se aprecia como la Luna se entrega por amor a su amado el Mar.

---0---

Oficialmente, el 17 de enero, China informó al orbe que la plántula no había resistido las temperaturas de 170 a 190 grados bajo cero de la noche gélida lunar que dura 28 días, como el periodo menstrual de la mujer y que por tal razón es ligado con muchos misteriosos mitos.

Quizá los científicos chinos no calcularon bien el alunizaje del Chang?e 4 y lo depositaron en la corteza del satélite a 14 días de que comenzara la helada noche lunar. Con 14 días más de temperatura cálida que llega a subir a los 100 grados en el día luna, las plantas que brotaron hubiesen crecido más y a lo mejor hubieran resistido las gélidas noche del satélite natural de nuestro mundo.

Con la sonda china, de cualquier forma, se inscribe un capítulo más en la inspiración romántica que la Luna ha provocado en las culturas del mundo, bajo signos poéticos de ensueño y también de alegres y nostálgicas canciones.

A lo mejor la divinidad china que se sostiene vive en la Luna, no aceptó el ultraje de que el hombre llegara a esa parte que escondía a los curiosos ojos de una humanidad que avanza en la exploración de los espacios siderales y de otros planetas, en busca de la verdad que Dios le negó desde que expulsara del Paraíso a Eva y Adán por haber comido el fruto del árbol de la sabiduría que les prohibió probar.

China entra tardíamente a la era espacial. Al lanzamiento del primer Sputnik que la entonces URSS logra colocar en el espacio sideral, el líder chino Mao Tse Tung dispone apresuradamente que su cuerpo de ingenieros haga lo mismo.

Sin tecnología, los primeros intentos del tigre asiático fallaron hasta que en 2007 logra colocar en órbita su primera nave espacial, dentro del programa Chang?e, bautizado así en honor a la diosa que, según las leyendas chinas, vive en la Luna.

China es ahora, con ese exitoso alunizaje de su sonda, la tercera potencia espacial, detrás de Estados Unidos y Rusia y tiene programado el lanzamiento de un cohete tripulado a la Luna.

Los expertos señalan que eso no le será posible a los chinos antes de 2036.

No obstante, China piensa en la construcción de una gran estación espacial, que ya llama ?El Palacio del Cielo?.

Hay que consignar, sin embargo, que Amstrong, el primer hombre que puso un pie en la Luna con Apolo 14, trajo de regreso un piedrín del tamaño de un balón de futbol americano con un peso de 18 kilos.

La piedra contiene zircón, mineral que difícilmente, sostiene la ciencia, pudo haberse producido en la Luna.

La teoría es que, en la formación de la Tierra y su satélite, hace más de 400 mil millones de años, éste se desprendió del planeta y se llevó las rocas y piedras que contienen ese mineral.

Los científicos, entonces, han concluido, este 2019 y tras sus minuciosos estudios, que ?el pasado de la Tierra está en la Luna?.

Vale cerrar este trabajo con la reproducción de los últimos pensamientos de Stephen Hawking:

?Es hora de explorar otros sistemas solares. Expandirnos es tal vez lo único que nos salvará de nosotros mismos. Estoy convencido de que los humanos tienen que dejar la Tierra. Si nos quedamos arriesgamos ser aniquilados?.

Tal tendencia se halla en la página 151 del libro ?Respuestas breves a las grandes preguntas? que fue publicado después de la muerte del gran científico e investigador de los hoyos negros, acaecida el 14 de marzo de 2018.