Aparece el fantasma

revista4Q / 27 de 01 2019 / Por Juan Chávez

A menos de dos meses de haber iniciado su mandato, a López Obrador se le juntan problemas graves que rayan en desabasto de acero a la industria automotriz y hay seria amenaza de que el desabasto se extienda al estómago de los mexicanos.

Al huachicoleo se suma el bloqueo de las siete vías férreas que cruzan Michoacán por parte del magisterio del CNTE que exige el pago de los salarios que le deben y que los afectados estiman en seis mil millones de pesos.

El gobierno obradorcista ha reconocido que en diciembre dejó de importarse gasolina por un 14.4% lo que afectó más a los consumidores de combustible y ahora, con el bloqueo a los ferrocarriles, han quedado inmovilizadas cerca de dos millones de toneladas de productos.

Entre los contenedores o vagones hay miles de toneladas de harina de trigo y de maíz que hace más de dos semanas no llegan a su destino y amenazan la producción de pan y tortillas.

De no despejarse las vías ferroviarias para que los trenes vuelvan a utilizarlas, la población resentirá escasez de pan y tortillas.

Lo más grave es que en el bloqueo, el gobierno de López no le atora y los maestros de la Coordinadora Nacional de Trabajadores de la Educación (CNTE) persistirán en sus plantones y los alumnos seguirán perdiendo clases en Michoacán.

El gobernador Silvano Albores exige al gobierno federal que actúe, que las vías férreas es una cuestión de índole federal y que por lo mismo debe obligar a los del CNTE a dejarlas libres.

Pero la Federación, o sea López Obrador, señala que los plantones son problema estatal y que el gobierno de Albores debe satisfacer las demandas del magisterio michoacano.

Aparece pues un fantasma que seguramente se tragará a los responsables directos de los plantones de la CNTE, sean funcionarios federales o estatales.

En tanto, AMLO admite que el cierre de los ductos le está significando algo así como un tiro por culata.

Y es que, lo dijo en su mañanera del lunes, se está presentando una situación en la que, cuando se cierran los ductos de Pemex, se permite a los huachicoleros abrir más tomas clandestinas aprovechando el cierre del flujo del ducto.

Pero la tubería, al cierre de válvulas, queda llena y los huachicoleros, en sus "tomas", se encargan de vaciarlas.

Lo que está pasando, en realidad, es la ineficacia de la estrategia anti huachicolera aplicada por López Obrador como el máximo de "su" guerra.

El panorama, nada halagüeño, permite apreciar una seria avería en la economía nacional.

Patrones, industriales, comerciantes y cadenas de autoservicio urgen poner fin al bloqueo magisterial en Michoacán, pues más de 8,600 contenedores y más de 1.7 millones de toneladas de insumos y productos, no han llegado a su destino, lo que también derivaría en paro de fábricas.

La advertencia anuncia tiempos de desbarajuste nacional. El presidente debe exigirle a "su" secretario de Comunicaciones y Transporte que se mantenga en Michoacán, negociando con la CNTE, como también debe hacerlo el que lo empujó a la candidatura y al triunfo electoral desde TV Azteca, Esteban Moctezuma, "su" flamante secretario de Educación Pública que ha de pensar, seguramente, que el lío de la CNTE es "simple fumarola", un cohete que no va a tronar.