YA SIN PROTAGONISMOS ¿QUÉ HARÁ COMO PRESIDENTE?

revista4Q / 29 de 12 2018 / Por Juan Chávez

Se le acabó la cuerda. No más danzas sin huaraches. La hora de agarrar el toro por los cuernos es mañana sábado 1 de diciembre.

López Obrador recibirá un país con un peso depreciado en 47% frente al dólar y con los peores pronósticos, por haber despachado cinco meses como "presidente sin investidura".

El gobernador del Banco de México, Alejandro Díaz de León, le lanzó ayer jueves la alerta:

"Habrá en 2019 más inflación y poco crecimiento".

Se veía venir. El de Macuspana, si no modera sus discursos, irá a pique con todo su gobierno y su intención de construir la "cuarta transformación". Sobre todo, que sus dichos correspondan a sus hechos.

Está acostumbrado a "hacer y dejar pasar". Hacer protagonismo puro, si no se le quiere señalar de populista de izquierda... que no lo es, porque los tiempos de esa ideología se han agotado. ¿Derechista? Veámoslo actuar, ya con la banda presidencial que se arroga modificó porque "estaba chueca".

Sobre la banda, símbolo del Poder Ejecutivo que constitucionalmente se "deposita en una persona", hay una ley, muy breve por cierto, que a lo mejor el nuevo presidente ni siquiera se ha tomado la molestia de leer.

Ese ordenamiento, de 51 breves artículos, señala en el 36:

"En la ceremonia de transmisión del Poder Ejecutivo Federal, una vez que el Presidente entrante haya rendido protesta constitucional, el saliente entregará la Banda Presidencial al Presidente del Congreso de la Unión, quien la pondrá en manos del Presidente de la República para que éste se la coloque a sí mismo".

Sobre la banda, el artículo 33 de la Ley sobre las características y el uso del Escudo, la Bandera y el Himno Nacionales, precisa que tendrá "los colores de la Bandera Nacional en franjas de igual anchura colocadas longitudinalmente, correspondiendo el color verde a la franja superior".

Así que López no enmendó nada.

Banxico hace notar que entre los principales riesgos para la economía mexicana en el primer año de gobierno de AMLO "está la desconfianza de los inversionistas". Le va pesar, más que nada, la cancelación del NAIM, cuyas obras, con un avance de más del 30%, quedarán suspendidas este viernes.

En el colmo, el semanario británico The Economist, insiste: "AMLO está enviando señales preocupantes".

Por si fuera poco, el Wall Street Journal, alerta: "Está espantando a inversionistas extranjeros".

En tanto, su adelantada Ley de Remuneraciones a los Servidores Públicos, sigue produciendo amparos y la Suprema Corte de Justicia de la Nación revisa "recursos de no aplicación".

Los alcaldes del país, por otra parte, alistan amparos contra los súper delegados que el nuevo presidente mandará a las 32 entidades del país. El descontento de los gobernadores que no son de Morena, van por el mismo rumbo.

Un panorama real y bien negro, en el que López se encasquetará la banda presidencial.