COMO HERMANITOS DE LECHE

revista4Q / 23 de 11 2018 / Por Juan Chávez

Se lo dijo en el cara a cara que tuvieron por tercera vez en Palacio Nacional.

Convivieron como si fueran hermanitos de leche. Usted sabe, aquellos que sin ser hermanos, mamaron de la misma teta. En el caso, ambos maman en la gran teta que es la polaca totonaca.

Y se vieron bien, en dialogo y posterior entrevista de prensa a la limón. No hubo palabras ásperas, aunque sí posiciones distintas y bien definidas en el caso de la reforma educativa que el presidente que entra le borrará de su mapa de "logros" al que se va.

Torearon, ambos, con el mismo capote, tal como se hace cuando se torea "a la limón". Ninguno se tiró a matar; escondieron muy bien la espada y también el estoque para rematar.

No volverán a verse las faces sino hasta la noche del 30 noviembre, cuando Peña Nieto, del hangar presidencial, saldrá materialmente volando para entregar en el primer minuto del 1 de diciembre, la bandera nacional de la sede presidencial, que solo es paseada por los amplios pasillos del Palacio, la noche del 15 de septiembre para celebrar el Grito de Independencia.

Ahí, de acuerdo con la Constitución, quedará formalizada la transmisión del poder Ejecutivo y López Obrador será el nuevo Presidente y Peña Nieto pasará a la categoría de ex presidente, sin derecho a pensión ni al personal militar que hasta antes de él, era lo que la ley establecía.

Lo otro, lo de la ceremonia protocolaria en el recinto del Congreso de la Unión de San Lázaro, es eso, el protocolo público, transmitido por los medios electrónicos en vivo y a todo color para que el pueblo todo de México quede enterado de que tiene nuevo Presidente.

Dicta el artículo 80 de la Carta Magna:

"Se deposita el ejercicio del Supremo Poder Ejecutivo de la Nación en un solo individuo, que se denominará Presidente de los Estados Unidos Mexicanos".

En tal norma nace la soledad que medio mundo le atribuye al presidente como "un solo individuo" en el ejercicio de todos los poderes del poder máximo del país.

Por si fuera poco, el 89 lo convierte en Jefe del Estado Mexicano y Comandante Supremo de las Fuerzas Armadas.

Esperemos pues el santo día de la toma de posesión y la protesta constitucional de López Obrador. Luego, todos los mexicanos viviremos ese empeño de generar en su gobierno lo que el tabasqueño llama la "Cuarta Transformación" y que su tutor político, Porfirio Muños Ledo, llamó la "cuarta República" al inaugurar el periodo de sesiones de las 64 Legislatura.

¿Cómo nos irá?

El andar del tiempo y la inaudita paciencia de los mexicanos nos dará la respuesta... aunque ya haya franca oposición de 500 organizaciones ONGs, de intelectuales, académicos, científicos ambientalistas y grupos indígenas que se oponen a la manera en que el próximo gobierno promueve la construcción de los trenes Maya y del Istmo; la refinería de Dos Bocas, en Tabasco y la generación de la Guardia Nacional bajo el mando del nuevo titular de la Defensa Nacional.