Tren Maya y la miseria del sureste

revista4Q / 14 de 11 2018 / Por Juan chávez

López Obrador comenzará su cuarta transformación con el Tren Maya.

La construcción arrancaría el 17 de diciembre con el tramo Palenque-Cancún, ruta con vía ya existente hasta Valladolid y que sería rehabilitada para un ferrocarril seguro que quemaría hidrógeno y diésel para llegar a desplazarse hasta 150 kilómetros por hora.

Desde Valladolid, vía Bacalar, se construiría la segunda parte del tren conocido como del Sureste y que ahora AMLO rebautiza como el Tren Maya.

El proyecto pues, comprendería la otra parte que se construiría desde Cancún a Puerto Morelos, Playa del Carmen, Tulum, Bacalar, Chetumal para ser internado por dos municipios de Chiapas, rumbo a Palenque para cerrar el círculo.

El tren, no obstante, será la joya del paraíso turístico de México, pero también el plan estrella del gobierno que arranca este 1 de diciembre, y el emblema del combate de frente a la ancestral miseria que arrastran los pueblos de la olvidada región, incluidos los pueblos originarios de la selva chiapaneca y de otras zonas de la península de Yucatán.

Cruzará 41 municipios que se debaten en la indigencia y si todo sale bien, cambiará el destino a 2 millones de mexicanos.

Recorrerá los estados de Tabasco, Campeche, Yucatán, Quintana Roo y Chiapas que quedarán unidos por el moderno tren que abrirá nuevos espacios turísticos, creará empleos para los más de cuatro millones de habitantes de la zona y preservará la cultura maya.

Ocho de cada 10 habitantes de la región, aprueban la monumental obra de infraestructura, no obstante lo cual este 24 y 25 de noviembre, López Obrador someterá a una doble consulta el proyecto: a los pueblos originarios y a la población en general.

En la consulta, de hecho figurarán otros de los 25 planes prioritarios: el proyecto del Istmo de Tehuantepec, la nueva refinería de Tabasco y la aplicación de 10 programas sociales como son la beca para jóvenes "ninis" y la pensión universal para adultos mayores.

La consulta, dice AMLO, es para aplacar el rigor de "nuestros adversarios" y no haya duda en las acciones que su gobierno de cinco años y 10 meses llevará a cabo, de conformidad con sus promesas en la campaña presidencial.

La obra, de 1,525 kilómetros de recorrido, cruzaría parte de la selva y utilizaría las vías férreas ya existentes y el estudio del impacto ambiental que crearía.

Los funcionarios del gobierno lopista tienen conciencia de que toda obra repercute en contra del ambiente forjado por la naturaleza, pero el proyecto incluye el severo análisis del impacto y medidas de compensación para que el ecosistema "no solamente resulte perjudicado, sino que mejore", según palabras del coordinador científico del proyecto, Javier Velázquez Moctezuma.

El plan "es mayúsculo" por los retos ambientales, tecnológicos y de desarrollo social que representa y se ha invitado a estudiantes de las universidades del Sureste a que mantengan su atención en su desarrollo y participen en él.

LA POBREZA DE LOS ESTADOS...

La inversión será de 150 mil millones de pesos y en el Presupuesto de 2019 figurarán los primeros seis mil millones que se gastarán en los comienzos de la obra que incluyen: el Plan Maestro que se asegura estará listo en las próximas semanas y los estudios de los impactos ambientales.

El Plan Maestro requerirá una inversión de 20 millones de pesos y deberá estar listo el 16 de diciembre, justo el día en que López Obrador dará el banderazo de arranque en Palenque, en tanto los gobernadores de las cinco entidades del Sureste, harán lo mismo en ceremonias efectuadas en los sitios que serán terminales del Tren Maya en sus respectivos territorios.

Un día después, la obra tendrá su comienzo formal.

El Tren Maya, cuya licitación se formalizará el 1 de diciembre, una vez que López Obrador quede investido presidente de la República, podría usar energía menos dañina en los tramos más frágiles, para el medio ambiente, como es el tramo de la selva de 426 kilómetros, según cálculo de los proyectistas de AMLO.

Se especula que el moderno tren queme hidrógeno en los tramos más sensibles, y diésel en los otros.

"Hay un tramo que pasa por la selva y ahí queremos utilizar lo menos posible factores contaminantes y el hidrógeno es una buena alternativa", ha señalado el investigador de la Universidad Autónoma Metropolitana, Javier Velázquez Moctezuma.

Tendrá terminales y dos tipos de estaciones, unas vinculadas al sistema carretero de transporte público y las otras, simples estaciones de paso o de parada. Todas con multimodales.

Las terminales estarán en Palenque, Escárcega, Campeche, Mérida, Cancún, Tulum y Bacalar.

La región sureste, salvo Quintana Roo, registran niveles de pobreza arriba del 50% de su población y Chiapas llega al nivel máximo de miseria de 70.15%, de acuerdo a reportes del Instituto Nacional de Estadística, Geografía e Informática (Inegi) y del Consejo de Evaluación de la Política de Desarrollo Social (Coneval).

.Comprometido a acatar el resultado de la consulta sobre el Tren Maya, López Obrador dice que el mandato de la misma, no le impedirá cumplir con ese compromiso de campaña, que representa el tren.

"No hay en otras partes una región en el mundo con tanta riqueza cultural como esta región de florecimiento de la cultura maya", sostiene.

Ha explicado además que por existir un derecho de vía del Ferrocarril del Sureste, que no ha sido concesionado, es garantía del éxito de la obra que será el sello máximo de su gobierno.

López ha anunciado que el tren puede estar concluido en cuatro años y que se van a utilizar "los fondos que se recaudan por el impuesto al turismo.

El caso es que ya solicitó que en el Presupuesto 2019 se incluyan los primeros seis mil millones de pesos para el arranque de "su colosal proyecto".

Estaría totalmente de acuerdo con el Tren Maya que definitivamente es un proyecto de gran calado, si se erigiera al tipo del Eurail, el tren de Europa que conecta a 28 países y cuenta con vagones dormitorio y comedores.

Un Tren Maya semejante al Eurail permitiría al turista nacional e internacional recorrer en ferrocarril la región maya de la península de Yucatán, que ofrece a la vista del paseador, vistas de toda la clase de turismo: ruinas arqueológicas, construcciones o castillos en defensa de los piratas, haciendas como las yucatecas, playas y las riquezas de la selva chiapaneca de altura, con sus temperaturas extremas de día y de noche.

Y rezo porque se hayan contemplado, en un plan que aún carece de Plan Maestro y Proyecto Ejecutivo las torrenciales lluvias de la selva a más de mil 500 metros de altura sobre el nivel del mar.