Y VIENE CONSULTA PARA LA REELECCIÓN

TEXCOCO, SUMA DE DAÑOS: 440 MIL MILLONES DE PESOS, POR LO BAJO

revista4Q / 06 de 11 2018 / Por Gustavo Cortés Campa

Cuando Félix Barra García, en la reja de prácticas del juzgado penal se vio obligado a devolver el dinero producto de la extorsión que hizo víctima al empresario agrícola tamaulipeco Alonso Blasio, el ex secretario de la Reforma Agraria sacó un grueso fajo de dólares y comenzó a contarlos.

Los echeverristas y lopezportillistas provocaron sendas crisis económicas que sacudieron al país; llevaron la demagogia y la torpeza supina a extremos kafkianos, pero fueron suficientemente astutos para protegerse personalmente de las consecuencias de sus atrocidades.

El presidente de Venezuela, Nicolás Maduro, viajará a México para estar presente como invitado especialísimo a la sesión solemne del Congreso para la toma de protesta de Andrés Manuel López Obrador como presidente de México; será recibido en el hangar presidencial por las legisladoras de Morena, Yeidckol Polensky y Dolores Padierna, en calidad de admiradoras rendidas del personaje y estrechar la mano del Compañero Maduro.

El ex conductor del Metro de Caracas viajará a nuestro país en su avión particular (¡But of course!, diría Monsi). Se trata de un modesto avioncito de fabricación brasileña Embraer. Fue decorado -con mucho cariño- por su esposa, Cilia Flores, por lo cual es digno de cualquier jeque árabe que se respete.

Tiene acabados de caoba y oro, 32 asientos de piel con controles de temperatura individualizados, una ducha tipo SPA con siete niveles de agua para masaje, dos habitaciones con camas King, dos cocinas, 12 televisores y Wi-Fi disponible en vuelo y en cualquier país.

La decoración de la recámara presidencial estuvo a cargo de la firma italiana Gucci. (¿Es que hay de otras?).

El modesto avioncito figura en el Top Ten de los aviones presidenciales más caros del mundo. Pero eso sí, es de segunda mano. Lo tuvo antes el entonces presidente de Brasil y ahora encarcelado por corrupción, Luiz Inacio Lula da Silva, quien lo desechó porque se compró otro más grande.

440 MIL MILLONES DE PESOS Y 56 MIL EMPLEOS, COSTO DE UN CAPRICHO

Si no sucediese un del todo improbable giro en la cancelación del aeropuerto de Texcoco, el costo para el país, tan sólo en dinero (sin contar otros que pueden resultar mucho más onerosos), según estimaciones preliminares del Grupo de Economistas Asociados (GEA), puede alcanzar la cifra de 440 mil millones de pesos, más la pérdida de 56 mil empleos de alta calificación, tan sólo en la etapa de construcción, independientemente de que la decisión tomada por el presidente electo Andrés Manuel López Obrador, implica un atentado contra los diversos factores que posibilitan que la economía crezca.

El corporativo enumera las consecuencias de la siguiente forma:

a) No se construye la infraestructura básica para varios sectores económicos ?como el comercio y turismo- y la competitividad en la economía.

b) Pone en riesgo la solidez de factores macroeconómicos como tipo de cambio y tasas de interés.

c) Debilita las finanzas públicas generándole cargas adicionales innecesarias.

d) Dinamita la certidumbre que aporta el respeto a los contratos ?el Estado de Derecho-, y

e) Mina la confianza del sector privado, que genera la mayor parte de la riqueza del país.

Aclara la firma consultora que "no se trata (todavía) de una crisis económica y sólo impide que la economía crezca por arriba del 2 por ciento de los últimos 20 años. No es ningún apocalipsis, pero sí es trágico".

En cuanto a la obsesión -de AMLO- de poner a la política por encima de la economía, en el contexto de su oferta de "acabar con la corrupción", donde todos estamos de acuerdo, "pero el problema con López Obrador es triple".

1- Escogió mal el motivo al cancelar Texcoco, lo que tendrá enormes costos. Indemnizar a los contratistas superará los 100 mil millones de pesos.

2- La consecuente devaluación del peso significa ?por lo pronto- 112 mil millones de pesos adicionales para pagos de la deuda externa, más las alzas de intereses de los bonos mexicanos, que suman seis mil millones de dólares.

3- Más lo que cueste Santa Lucía

Sumado todo, con los cálculos gruesos de GEA, da alrededor de 440 mil millones de pesos. (Lo que necesita AMLO para hacerle justicia a los pobres).

Añade GEA: "Una cosa es una estrategia inteligente para recuperar la autonomía del Estado frente al capital, y otra es pelearse a lo tonto con las leyes del mercado". Concluye que por ignorancia o prepotencia (o las dos combinadas), todos los países que entran en conflicto con la economía globalizada, todos han perdido y los ciudadanos pagamos las consecuencias, como es evidente.

"VÁYANSE ACOSTUMBRANDO". ¿HABRÁ CONSULTA PARA? LA REELECCIÓN?

El presidente electo dijo, en torno a la consulta para cancelar las obras del aeropuerto internacional en Texcoco, que tan solo es el primero de un ejercicio que se repetirá muchas veces a lo largo de su gobierno. "Váyanse acostumbrando", puntualizó.

Antes de 24 horas, el banco suizo UBS emitió un comentario en el sentido de que el próximo gobierno utilizará el mismo método de consulta, tanto para reformar varios artículos de la Ley del Banco de México, para apropiarse de las reservas de divisas, que suman casi 180 mil millones de dólares y otro detalle: se está pensando en una consulta para "prolongar el mandato".

De momento, cualquiera se preguntaría de dónde obtuvo ese banco suizo esos datos, tomando en cuenta, en primer término, que se trata de una institución seria, con enorme prestigio internacional y que no tiene por método, en forma alguna, hacerse eco de chismes de pasillo ni de comentarios de café.

Pues bien; no tardamos mucho en conocer, al menos, parte las fuentes del banco suizo: En la Cámara de Diputados "surgieron voces de Morena" con un proyecto para tomar las reservas internacionales del país con la modificación del artículo 2 de la Ley Orgánica del Banco de México "a fin de que se procure las condiciones monetarias y crediticias para garantizar generación del máximo empleo, la estabilización de precios (¡!), tasas de interés moderadas y crecimiento económico y además, que provea los recursos de emisión primaria de dinero en forma de crédito exclusivamente productivo, para los proyectos estratégicos del Plan Nacional de Desarrollo y otros que el Poder Ejecutivo establezca". (¿Veremos billetes de 50 mil pesos en el futuro inmediato?)

Y aquí viene lo sabroso: "... se impulsa una consulta popular para disponer de las reservas internacionales y Morena propone consultar a sectores involucrados, estudiantes universitarios y ciudadanos (sic) en general".

Benjamín Robles Montoya (8 de noviembre 1959) es diputado federal por el PT. Fue senador del PRD por Oaxaca. Disputó la candidatura para gobernador, perdió, se inconformó con la selección de candidato y renunció al sol azteca en 2016 y se fue al PT. En esos momentos tuvo fuerte apoyo del ex gobernador José Murat y del secretario de Gobernación, Miguel Ángel Osorio Chong. Este año llegó a San Lázaro postulado por el PT, en alianza con Morena. Antes había militado en Convergencia.

Ahora en la Cámara de Diputados surge como el proponente de la iniciativa descrita líneas arriba. Por los rumbos de la Cámara Baja se le identifica con la cúpula legislativa de Morena, con la que podría estar muy de acuerdo para mover las aguas con miras a las reformas que se enuncian.

Y Robles Montoya subraya a voz en cuello que (las reservas del Banco de México) "... mientras aumentan, la economía colapsa (sic), está en bancarrota debido a que no se pueden usar para reactivarla".

Así que, primero se irán sobre las reservas? después, sobre el artículo 83 constitucional y así permitir la reelección de AMLO. Ya está más o menos confirmado lo primero. Dentro de pocos años podría confirmarse lo segundo.

Y es que... la tarea que enfrentará el próximo gobierno es tan enorme que... seis años no serán suficientes.

Pero la tarea primera del nuevo gobierno será? buscar dinero para cumplir las promesas de campaña más difundidas.

Y todavía no se tiene idea cuánto podría costar el "proyecto" de Santa Lucía. Mejor dicho: no hay proyecto.

Tampoco hay proyecto para el Tren Maya; tampoco para la licitación de la refinería en Tabasco.

Y...¿Alcanzará el dinero para los apoyos a los "ninis"? ¿las becas para universitarios? ¿Para los precios de garantía para ejidatarios y pequeños agricultores? ¿Las medicinas gratis para 120 millones de mexicanos? ¿Para las 100 nuevas universidades? (¿O acaso eran 500?)

Dentro de menos de un mes quizá lo sabremos. O lo más probable: el discurso de toma de posesión será una larga parrafada contra "la mafia del poder" que con sus maquinaciones pretenden descarrillar "La Cuarta Transformación" y que "se necesitan un mínimo de seis meses para arrancar con todo lo prometido en la campaña". Y cumplidos los seis meses, "se necesita un año más". Y así, pero lo que no faltarán serán acusaciones, diatribas contra quien resulte responsable de todo.

Y por supuesto: no faltarán "las consultas al pueblo sabio y bueno".


---0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0-0?0-0-0-0-0-0-0-0-0-0---