Muñoz Ledo insistió: "Diputados no vamos a pagar consulta del aeropuerto"

AGÜEVO ES COMO AL CONTADO

revista4Q / 17 de 10 2018 / Por Juan Chávez

Eso solía decir uno de mis compañeros de aquellas viejas redacciones de los periódicos.

Eso es lo que exigirá López Obrador a "sus" legisladores de "su" partido Morena.

"Legisladores sí pagarán consulta por NAICM", soltó en la conferencia conjunta que con el gobernador de Durango, José Rosas Aispuro, ofreció a la prensa el pasado martes.

La "orden" va dirigida exclusivamente a los diputados que tendrán que abrir la "polla" "voluntariamente", según expuso el presidente electo.

De cualquier forma, entre él, y Jesús Ramírez Cuevas, que será el vocero de su presidencia, las declaraciones que han hecho sobre las aportaciones de los legisladores, demuestran que se les hizo bolas el engrudo.

Aseguró López que Jesús "se lo consultó a los diputados y que le dijeron que ellos iban a ayudar voluntariamente".

Pero Porfirio Muñoz Ledo, como presidente de la mesa directiva de la Cámara de Diputados, señaló que no le habían consultado nada, luego de calificar la acción de pedir dinero a los integrantes del Poder Legislativo, como reprobable.

Había consignado que además de "la austeridad", ahora le salen con esa idea de aportar dinero para pagar el costo, estimado en un millón 400 mil pesos, que habrá de determinar, según López, si el aeropuerto de Texcoco va o no va.

Muñoz Ledo insistió: "Diputados no vamos a pagar consulta del aeropuerto".

Pero López ve la cuestión como polémica y despliega que eso será útil pues más mexicanos se informarán de la consulta dispuesta para el lapso 25-28 de este octubre.

Y sí la polémica es útil para que más mexicanos voten, "más voy a polemizar", y le lanzó a los periodistas: "Como ustedes dicen, voy a dar nota".

Con un presidente que será atizador de la opinión pública "a su favor", México quién sabe cómo navegue a partir de 1 de diciembre.

En el juego de la decisión si es Texcoco o Santa Lucía, el electo presume: "Si votan 100 mil, será preferible a uno (que sería él)". O sea, le tiembla el pulso en las grandes decisiones y me lo imagino sentado en la silla del águila siempre titubeante, presto a consultar... cuando no sepa qué hacer.

Bonito presidente vamos a tener... De jodidos pasaremos a súper jodidos. Dios nos ampare o Jesús, o cualquier divinidad en la que usted crea.

Lo que queda firme es lo que digo: "Agüevo es como al contado".