Voto Diferenciado Gana Terreno

"HORACIO DUARTE, DIREIGENTE DE MORENA VENDIÓ CANDIDATURAS EN EDOMEX", ACUSAN

revista4Q / 15 de 06 2018 / Por Gustavo Cortés Campa

El 28 de febrero pasado, el dirigente estatal de Morena en el Estado de México, Horacio Duarte, generó mucha molestia entre sus homólogos del PT y PES, cuando declaró que las candidaturas a diputados y alcaldes de la coalición "Juntos haremos historia", no fueron ni serán "distribuidos por cuotas partidistas, sino que se postulará a candidatos que garanticen la mayor competitividad y posibilidad de triunfos".

Con esa fórmula, Duarte se habría quedado con todas las fichas para decidir por sí y ante sí, los candidatos a puestos de elección en el estado, tanto los de Morena, como de los aliados PT y PES, de donde surgieron versiones de que "Duarte tuvo así manos libres para vender las candidaturas".

Por eso y otras circunstancias que han surgido en la coalición partidista que encabeza Andrés Manuel López Obrador, debido al consiguiente sentimiento de frustración entre los partidarios, hace semanas que comenzaron a diseminarse las versiones de que habrá "voto diferenciado" (para AMLO, pero no para los demás candidatos) y que tiene preocupado a la vez que irritado al candidato presidencial que encabeza las encuestas rumbo a las elecciones del primero de julio.

"¡Nada de voto diferenciado!" ha gritado López Obrador hace más de un mes, seguramente como consecuencia de las propias mediciones de su partido.

Porque la idea del "voto diferenciado" está en la mente de los electores, por lo menos desde el año 2000, cuando el panista Vicente Fox ganó la presidencia de la República, pero no tuvo mayoría tanto en la Cámara de Diputados como en el Senado, además de tener 22 gobernadores priistas en contra de todas sus iniciativas, las que fueran.

En dos ocasiones, Fox intentó una reforma fiscal para un IVA "parejo" con alimentos y medicinas y las dos veces perdió en la Cámara de Diputados. Intentó sacar adelante algunas iniciativas por medio de decretos, pero los partidos opositores se fueron a la controversia constitucional en la Suprema Corte y el máximo tribunal del país rebotó diez decretos del presidente.

Después, el presidente Calderón se vio en la misma situación cuando quiso hacer tímidas reformas a la Ley de Contratos para que la iniciativa privada construyera y usufructuara oleoductos y gasoductos, pero en las mismas discusiones previas en el Senado, a donde se convocó a especialistas y líderes de opinión, fueron masivamente rechazadas.

El presidente Peña Nieto realizó la hazaña de conseguir el apoyo del PAN y PRD para sacar adelante múltiples reformas, como la energética, fiscal, educativa, financiera, telecomunicaciones y otras más.

López Obrador aprovechó para romper definitivamente con la cúpula del PRD, con la que tenía fuertes fricciones desde 2006, para conseguir el registro de Morena e irse por su cuenta en la arena electoral, con rechazo total a las reformas logradas.

Pero ahora, ante la perspectiva de llegar a la presidencia de la República, pero sin mayoría en las cámaras legislativas, como otro presidente con "las manos amarradas", es lo que en estos días previos a los comicios del primero de julio, ha utilizado las últimas horas de campaña para lanzar por todo el país la convocatoria al voto unificado: "¡Vamos por todo, nada de voto diferenciado!"

Argumenta: "Necesito de mayoría en la Cámara de Diputados y en el Senado para sacar adelante el proyecto de nación (sic) que hemos diseñado".

Y su "proyecto de nación" se reduce a echar abajo todas las reformas logradas por el gobierno de Peña Nieto, desde la energética a la educativa.

EL VOTO DIFERENCIADO GANA TERRENO

A lo largo del territorio nacional, las encuestas han identificado la tendencia al voto diferenciado. Y desde antes de que el historiador Enrique Krauze haya lanzado su llamado a votar de forma diferenciada y no dar al nuevo gobierno la facultad de reformar la constitución de manera fácil.

En la hipótesis de un triunfo de AMLO, este nuevo presidente tendría qué negociar por lo menos con PRI, PAN y PRD, además de algunos otros como MC y PVEM para darle la vuelta a la Constitución, tarea nada fácil.

A juzgar por lo sucedido en la selección de candidatos de la coalición "Juntos haremos historia", en donde Morena tuvo la voz cantante, el voto diferenciado fue abriéndose paso con los aspirantes frustrados, tanto del PT como del PES.

Por diferentes rumbos del país comenzó a escucharse: "Con AMLO sí, con la imposición de líderes locales de Morena para candidatos, no".

Así las cosas, los candidatos de AMLO a gobernadores, a diputados federales y locales, a senadores y alcaldes, no tienen deltodo seguro el triunfo, toda vez que desde la mismísima coalición donde participa Morena surgió la idea del "voto diferenciado".

Sería el lógico castigo a la voracidad de dirigentes estatales, como Horacio Duarte como caso paradigmático, de quedarse con todas las fichas del juego, además de una buena cantidad de efectivo.

Llegado este caso hipotético, López Obrador sería un presidente de la República con las limitaciones de sus antecesores por falta de mayoría parlamentaria Estaría obligado a negociar, conseguir la buena voluntad de opositores para sacar adelante sus compromisos de campaña.

Pero... tendría que negociar con los que han sido apostrofados como "miembros de la mafia del poder", de "saqueadores del erario sin límite alguno", de "canallines" y otros insultos.

Hacerles olvidar eso sería la tarea previa, si acaso accediesen a un diálogo con quien se ha empeñado, por años, en convencerlos de que con ese personaje es imposible dialogar.


---o-o-o-o-o-o----o?o-o-o-o-o?o-o-o-o-