Edomex a pie

TENANCINGO: TIERRA PRODIGIOSA DEL EDOMEX

revista4Q / 08 de 02 2018 / Por Por Oscar Fari Olivares

Fotos vía: @AMOTENANCINGO

En la cumbre de una gran montaña, la monumental estatua del Cristo Rey (que puede ser apreciada desde diferentes puntos), resguarda el pintoresco pueblo de Tenancingo en el Estado de México. Lugar de rica historia, tradición y encanto en cada uno de sus rincones, que innegablemente da la bienvenida a los visitantes nacionales y extranjeros todos los días del año. Un lugar que cuenta con todos los servicios, asegurando una estancia placentera y llena de múltiples opciones de entretenimiento, gastronomía, festividades y más.

A tan sólo una hora de Toluca y a dos de CDMX, llegarás a Tenancingo, ahí podemos comenzar directamente la aventura en la zona arqueológica de La Malinche, lugar semi virgen ubicado en una montaña del pueblo llamado Acatzingo de la piedra, en esta zona se respira misticismo y se aprecia una panorámica maravillosa, además que ahí se encuentra un petroglifo alusivo a la diosa del agua "Chalchiuhtlicue" donde en sus pies nace un manantial cristalino. Asimismo en los alrededores también se pueden apreciar diversas pinturas rupestres. Cabe destacar que, en los alrededores y cima de esta montaña, se pueden realizar distintas actividades como: Senderismo, vuelo en parapente, rappel, campamentos y visitas guiadas.



Continuando la ruta, es igualmente sorpresivo visitar el esplendoroso parque Hermenegildo Galeana que entre sus serenos bosques se encuentra una histórica hacienda llamada "Monte de Pozo" una antigua construcción de arquitectura maravillosa donde pueden verse correr manantiales y una zona natural sorprendente, propicia para realizar días de campo bajo la sombra de sus palapas o recorrer a caballo sus 343 hectáreas. Cabe destacar que cerca de esta zona, se encuentra "El Salto de Santana", un paraje rodeado de abundante vegetación donde se puede contemplar una bellísima cascada, la cual alcanza una altura aproximada de 40 metros. Este lugar cuenta también con un mirador donde se puede admirar un paisaje que resulta adecuado para realizar caminatas, campamentos, días de campo o paseos en bicicleta de montaña.


Como parte de los lugares que no pueden dejar de visitarse son el cristo rey; el desierto del Carmen; La catedral del calvario; La exposición de artesanías en el quiosco; el mercado de flores y cadenas restauranteras en los que se ofrecen delicias gastronómicas de amplia variedad y de alta cocina. Así mismo se puede visitar la Basílica de San Clemente y el convento del Santo Desierto, lugar que en el mes de julio es visitado por miles de peregrinos.

Así mismo los fines de semana de abril a enero, Tenancingo ofrece viajes en globos aerostáticos donde el cupo es de tres a seis personas. Esta experiencia es una opción más para contemplar desde las alturas los hermosos valles e inspiradores atardeceres que posee Tenancingo, Estado de México.

Si de estas opciones decides primero visitar el monumento a Cristo Rey, hay que subir 1,195 peldaños hacia el cerro, desde la iglesia del Calvario, aunque también se puede subir en vehículo. En la cima del cerro se encuentra una monumental estatua de Cristo Rey, la cual mide 30 metros de altura. La pieza es obra del Arquitecto Héctor Morett y se inauguró en 1985. Desde ahí también se puede admirar el valle de Tenancingo.

Otros elementos que han dado reconocimiento e identidad a este prodigioso pueblo, son sin duda sus bellos rebozos y su tradicional platillo llamado "Obispo". Ambas creaciones han dado pauta para que los orgullosos habitantes realicen festividades que buscan resaltar el trabajo y talento de sus artesanos, dichas festividades cuentan con la presencia de miles de personas y son acompañadas de música, venta de artesanías, pasarelas, degustaciones gastronómicas y más. La feria del Rebozo se celebra en septiembre y la Feria del Obispo en agosto, estas dos las más representativas y que poco a poco van adquiriendo un reconocimiento nacional e internacional por la identidad que genera para sus habitantes.



Entre sus fiestas patronales se encuentran la de enero, marzo, mayo, octubre y diciembre, festividades que dejan ver su profundo carácter religioso y algarabía que es acompañada de coloridas y alegres danzas, ceremonias religiosas, comida, juegos pirotécnicos, jaripeos y música de variados géneros. 

Tenancingo es un lugar de mucho talento, pues en él habitan muchos artesanos, entre sus artesanías destacan los sombreros, los cestos de mimbre, los sarapes de lana y en especial los rebozos. La elaboración de este tipo de prendas se transmite generación tras generación y en casi todos los puntos de venta o talleres, se puede admirar como los artesanos trabajan en los telares de cintura, los cuales son herencia de la época colonial.

Esto y más es lo que puedes conocer y vivir en esta tierra del Estado de México, un pueblo de fuertes raíces donde se mezclan esencias y emociones sensoriales. Traza tu ruta, visita Tenancingo y déjate llevar por sus atractivos en un recorrido divertido y apto para ir en pareja o con toda la familia.